COVID-19: nueva variante sudafricana dispara las alarmas

Imagen: referencial web

La nueva variante de la COVID-19 detectada en Sudáfrica, la B.1.1.529, ha disparado las alertas en el resto del mundo, especialmente en algunos países de Europa, donde una nueva ola ya es una realidad. 

La Unión Europea propone suspender la conexión aérea con Sudáfrica, mientras que Italia, Austria, Países Bajos, Alemania y Reino Unido ya han prohibido «por alto riesgo» los vuelos con los países del sur del continente africano.

Esta nueva variante incluso ha tumbado las bolsas del Sudeste asiático, según reseña la agencia EFE.

En tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha organizado para este mismo viernes 26 de noviembre una reunión de urgencia con expertos en la COVID-19.

El grupo de expertos de la OMS analizara los datos que se conocen de la variante B.1.1.529 junto a sus colegas sudafricanos.

El principal problema de esta variante es lo poco que se sabe de ella. Lo más notorio hasta ahora es que ha desarrollado una treintena de mutaciones. De hecho, en experto ya lo ha definido como «una constelación muy inusual de mutaciones».

En este sentido poco más se sabe: se desconoce por ahora si la variante puede aumentar su capacidad de transmisión, o incluso cuál es su resistencia ante tratamientos y vacunas.

Sudáfrica ha confirmado unos 100 casos con la variante B.1.1.529, o «variante nu» pero también se ha encontrado en Botsuana y en Hong Kong (en la ciudad asiática, el portador es una persona llegada desde Sudáfrica).

¿Cómo se compara con otras variantes?

Científicos consultados describen a «nu» como la peor variante desde el inicio de la pandemia. Presenta 32 mutaciones en la proteína de la espícula, que a su vez es la parte del virus usada por la mayoría de las vacunas para entrenar al sistema inmunitario contra la COVID-19.

Este número de mutaciones es aproximadamente el doble de las asociadas a la variante delta.

Las mutaciones en esta proteína pueden afectar a la capacidad del virus para infectar células y propagarse, pero también dificultan que las células inmunitarias ataquen al patógeno.

La variante delta se detectó por primera vez en India a finales de 2020 y desde entonces se ha extendido a todo el mundo, provocando un aumento en las tasas de contagio y de letalidad.

Otras variantes del coronavirus son la alfa (detectada en Kent, Reino Unido), la beta (detectada por primera vez en Sudáfrica) y la gamma (detectada en Brasil).

Nuevas restricciones

La Comisión Europea ha recomendado suspender los vuelos con Sudáfrica y otros destinos de la región. Varios países europeos ya han suspendido todas las conexiones, entre ellos Alemania e Italia.

Reino Unido también ha incluido a Sudáfrica, Namibia, Lesoto, Botsuana, Eswatini y Zimbabue en su lista roja de restricciones de viaje, lo que supone que vetar a los viajeros de esas zonas salvo excepciones y que cualquier pasajero que llegue a Reino Unido tenga que hacer cuarentena estricta en un hotel vigilado.

Israel también ha anunciado que prohibirá a sus ciudadanos viajar al sur de África, una restricción que afecta a los mismos seis países y a Mozambique. También prohibirá la entrada de viajeros extranjeros desde esa región.

Podrían pasar varias semanas antes de que los científicos dispongan de toda la información necesaria sobre la variante y sobre la gravedad de la amenaza que puede representar para el mundo.

Fuente: El Diario, OMS