Desalojan a estudiantes en Caracas para albergar a pacientes con COVID-19

Foto cortesía: Viva la UCV

90 estudiantes que vivían en la residencia estudiantil del edificio Livia Gouverneur, ubicado en Plaza Venezuela, fueron desalojados este martes 21 de julio.

La denuncia fue confirmada por la cuenta en Twitter ‘Viva la UCV’ del movimiento estudiantil de la Universidad Central de Venezuela.

De acuerdo con ellos, representantes del gobierno nacional aseguraron que dicho inmueble estará destinado a personas contagiadas con la COVID-19.

“Así amaneció la residencia estudiantil Livia Gouverneur en Plaza Venezuela. Estudiantes denuncian que miembros del régimen les ordenó el desalojo de las residencias para que las mismas sean usadas como centro de atención para pacientes de COVID-19”, publicó VivaLaUCV.

En otros mensajes publicados aseguraron que esta orden llegó “sin previo aviso” en medio de la pandemia por la COVID-19.

También señalaron que en estas residencias solían vivir 400 estudiantes foráneos, sin embargo, al momento solo hay 90 “que quedarían en la calle completamente desprotegidos”. Además, apuntaron que los mismos “fueron amenazados por los funcionarios de condenarlos por bioterrorismo si se oponían al desalojo”.

La exigencia de los funcionarios del gobierno de Maduro no fue del agrado de los estudiantes quienes se resistieron a abandonar las instalaciones. Estos jóvenes además denunciaron que el acto de desalojo era un “atropello” que se realizaba sin tomar en cuenta sus necesidades mientras desarrollan actividades académicas.

Ante esto, al viceministro de Educación Universitaria, Domiciano Graterol, se acercó al lugar para dialogar con los estudiantes que allí residen.

Por su parte, el ministro César Trompiz publicó a través de su cuenta en Twitter que garantizaban “el sano retorno” de los estudiantes a sus hogares, así como el retorno una vez que se reanuden las clases presenciales.

Por su parte, Rodbexa Poleo, secretaria juvenil del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), aseguró que el desalojo de la residencia ocurría “de manera voluntaria” luego que los estudiantes decidieran ceder el recinto como muestra de solidaridad.

Sin embargo, los estudiantes desmintieron tal afirmación.