Dorialcely Tocuyo y los femicidios en Venezuela

Foto: cortesía.

Todo empezó con una protesta el 25 de mayo del 2021. El rechazo del billete de 50 mil bolívares por parte de comerciantes en poblaciones del sur del estado Bolívar, como Guasipati y El Callao, desencadenó hechos inimaginables, como las muertes de Dorialcely Tocuyo y Martha Aristizábal.

En las poblaciones mineras la comercialización del oro se realiza con dinero en efectivo. El billete de 50 mil bolívares comenzó a ser rechazado porque los compradores del mineral tenían que utilizar una gran cantidad de billetes de esta denominación para realizar cualquier transacción.

En esta región, cuando los mineros dejan de recibir o utilizar un billete, los comerciantes hacen lo mismo, pues la economía de las zonas mineras se rige por la compra y venta del oro.

Los habitantes de El Callao protestaron ese 25 de mayo al ver que no podían adquirir alimentos. En una de esas manifestaciones que se realizó al frente de un local comercial, se presentó el entonces alcalde del municipio, Alberto Hurtado, junto a funcionarios policiales.

Esto desató la rabia de muchos, incluyendo a Dorialcely Tocuyo, quien levantó su voz en medio de la multitud y acusó a Hurtado de presunta corrupción.

La mujer vociferó que mientras el pueblo pasaba hambre, «él (Alberto Hurtado) disfrutaba de alcohol, drogas y prostitución con los recursos del municipio». También le reclamó por la presencia de grupos armados en la zona y por una presunta red de prostitución de la que él tendría conocimiento.

La confrontación quedó grabada. «Que me maten, que me maten si les da su gana. Menos mal que aquí hay bastantes cámaras; si me matan fue él, porque no le importó lo que le dije», exclamó Dorialcely en medio de la multitud.

«No puede ser casualidad»

El 1 de junio de 2021 se reportó el hallazgo de dos mujeres asesinadas detrás de una vivienda en el sector minero La Iguana de El Callao. Los cuerpos encontrados fueron identificados como Dorialcely del Valle Tocuyo, de 29 años de edad, y Martha Liliana Aristizábal, de 37 años de edad.

Ambas presentaban heridas múltiples de bala y signos de tortura. Según el parte policial en la escena encontraron 10 conchas de bala percutidas de 9 milímetros. 

El cuerpo de Martha Liliana Aristizábal (foto) y el de Dorialcely Tocuyo fueron reportados el 1 de junio de 2021.

El doble femicidio ocurrió exactamente siete días después de que Dorialcely se enfrentara a Hurtado. Las redes sociales se llenaron de vídeos de la protesta del 25 de mayo, pues ambos hechos tendrían una relación directa. De hecho, familiares de las víctimas no dudaron en afirmar que ese fue el detonante del asesinato. 

Julio Enrique Marcano, hermano de Dorialcely, escribió en Facebook sobre este hecho: «Mi hermana les dijo sus verdades en una manifestación y días después apareció muerta con su compañera». 

Medios locales reportaron que la familia Tocuyo exigió que el alcalde de El Callao fuese investigado por el crimen. «La investigación deberían hacerla autoridades a ver qué tan culpable es el alcalde, porque no puede ser casualidad que una vez que ella le haya dicho sus verdades aparezca muerta y torturada. La denuncia se va a hacer en Fiscalía, estamos esperando a ver qué nos dice el abogado», manifestó el hermano de la víctima. 

El 6 de junio el Fiscal General de la República, Tarek Williams Saab, informó sobre la captura de dos presuntos implicados, a los cuales identificó como alias «Coca-Cola» y alias «Diecinueve». Ambos eran miembros de la banda El Perú liderada por alias «Toto». Saab también informó que no se descarta un presunto autor intelectual.

Aunque no se ha podido establecer ninguna relación entre las víctimas y miembros de la banda El Perú, el «Toto» es recordado porque en el año 2019 le dio un ultimátum al alcalde de El Callao, exigiendo su renuncia y acusándolo de haber recibido financiamiento de la banda para su campaña electoral. 

Luego del crimen, durante el fin de semana del 5 y 6 de junio de 2021 se rumoreaba la supuesta destitución del alcalde, pero el propio Hurtado lo desmintió en sus estados de WhatsApp y siguió ejerciendo sus funciones y no hay indicios de que sea investigado.

Un doble femicidio que “revolucionó” a El Callao

Dorialcely Tocuyo tenía cuatro hijos y era oriunda de San Félix, estado Bolívar. Se desempeñaba como manicurista y maquilladora de cejas. De Martha Aristizábal son pocos los datos que se conocen, sólo trascendió que era amiga de Dorialcely. 

A ocho meses de este doble femicidio las autoridades no han ofrecido más información sobre los avances de la investigación. Cuando se ha consultado a fuentes del Ministerio Público y del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) no dan ninguna respuesta, dicen que no están autorizados para hablar del caso. 

Gladilys Flores, periodista de El Pitazo, quien le hizo cobertura a este caso y ha reportado otros femicidios en el estado Bolívar, aseguró a Radio Fe y Alegría Noticias que el elemento que llama la atención en este caso, y que lo hace destacar entre otros, es el antecedente entre Dorialcely y el alcalde Alberto Hurtado. 

«Este doble femicidio revolucionó a toda la población de El Callao al sur del estado Bolívar, porque días antes Dorialcely Tocuyo había tenido una discusión con el alcalde del municipio Alberto Hurtado, en medio de una protesta por alimentos en donde lo señaló de diversos actos de corrupción. En ese momento se conoció por un video que difundieron en redes sociales, que ella lo responsabilizaba en caso de que ella fuera asesinada. Es por esto que muchas personas de la población señalaron al alcalde como el autor intelectual de este femicidio», explicó.

Flores agregó que en la mayoría de los casos registrados «los feminicidas son parejas o algún familiar de las víctimas, es por esto que se ve la diferencia».

«El Ministerio Público señala a integrantes de una banda delictiva como presuntos responsables y a un presunto autor intelectual. Y también habló de un homicidio serial», añadió la periodista.

El miedo impera en el sur

Aunque los familiares de Dorialcelys y Martha manifestaron su repudio ante el hecho y aseguraron que iban a denunciar a Alberto Hurtado ante la fiscalía, los días pasaron y no se tuvo más noticias de las acciones legales. ¿Por qué los familiares de las víctimas dejaron de manifestarse y exigir justicia, como lo han hecho, por ejemplo, los padres de Ángela Aguirre?

Gladilys Flores confirma la teoría del miedo. «Este caso a diferencia del de Ángela Aguirre ha sido guardado muy celosamente por parte de las autoridades y por parte de los familiares, porque los últimos temen por algún tipo de represalia, pues ellos aseguran que la muerte de Tocuyo y Aristizábal es producto de la discusión entre Dorialcely y el alcalde. Es por esto que temen hablar para que no ocurra nada más con su familia». 

La periodista acotó que la información que se obtuvo en el momento fue muy escasa. A pesar de que fue un caso que conmocionó al país y de que se consiguieron ciertos datos, costó obtener más detalles, ya que los funcionarios del Ministerio Público y del CICPC se han negado a facilitar más información.

Números que dan escalofríos

Casos como el Dorialcely Tocuyo y Martha Aristizábal, reflejan lo expuestas y vulnerables que se encuentran las niñas, adolescentes y mujeres al sur del estado Bolívar, pues no son las únicas.

La Comisión para los Derechos Humanos y Ciudadanía (Codehciu) informó que en el estado Bolívar se registraron 14 femicidios entre enero y agosto de 2021.

Más allá de esta cifra, hay datos que llaman la atención. Por ejemplo, entre el domingo 14 y lunes 15 de marzo hubo tres mujeres asesinadas en menos de 24 horas. 

En el total de las víctimas destacan una niña de 4 años y dos adolescentes: una de 13 y otra de 16 años. Además, el 57% de estos crímenes ocurrieron en municipios del sur del estado donde predomina la actividad minera. 

Si los datos se van a lo nacional, pueden llegar a ser escalofriantes a pesar de que no existen cifras oficiales. 

Sara Fernández, abogada del Centro de Justicia y Paz (Cepaz), aseguró a Radio Fe y Alegría Noticias que en Venezuela no se publica ni siquiera información sobre los hechos de violencia previos al femicidio.

Sin embargo, a través del monitoreo realizado por Cepaz, en el año 2020 se reportaron 212 femicidios en todo el país, y en el 2021 reportaban 235, según datos revelados por la misma organización en noviembre.

Un informe del Observatorio Digital de Femicidios indica que entre el 1 y el 30 de julio de 2021 se registraron 26 femicidios consumados, lo que representó en promedio para ese mes, una acción femicida cada 27 horas.

Femicidios más allá de problemas de parejas

Fernández explicó que en el último monitoreo se pudieron observar algunos datos interesantes, entre ellos, que en el 34,6% de los casos no parecía haber una relación entre la víctima y el agresor, lo cual varía la tendencia. Y además se encontró que en el 30,8% de los femicidios la motivación del crimen se relacionaba con la venganza de organizaciones criminales y solo el 19,2% estaba relacionado a escenas de celos o alegatos de infidelidad.

Organizaciones no gubernamentales como Cepaz, Utopix, entre otras, han recopilado información sobre violencia de género en el país.

Aunque las organizaciones no gubernamentales hacen una labor titánica para recoger estos datos, Cepaz ha denunciado en reiteradas ocasiones que no existen cifras oficiales debido a la falta de estadísticas género sensitivas que permitan elaborar y recoger datos relevantes que sirvan para crear leyes, políticas, planes y programas que busquen la erradicación de la forma más grave de violencia contra la mujer, como lo es el femicidio.

Cifras que dejan preguntas

El 26 de noviembre de 2020 el fiscal designado por la disuelta Asamblea Nacional Constituyente, Tarek Williams Saab, atendió al reclamo de la falta de estadísticas que hacían diferentes movimientos de mujeres y aportó una información basada en registros de causas ingresadas ante el Ministerio Público. 

Saab informó que en el 2020 ingresaron 185 causas entre femicidios consumados y frustrados, y que en total se habían privado de libertad a 167 personas y se habían logrado 26 sentencias condenatorias. 

El 25 de febrero de 2021, Saab afirmó que desde agosto de 2017 el Ministerio Público había procesado al menos 610 casos de femicidios de los cuales más del 50% ya tenían acto conclusivo. También aseguró que desde su llegada al Ministerio en el 2017, se habían realizado 170 mil 789 actuaciones en casos de violencia contra la mujer y se habían presentado 12 mil 508 acusaciones. 

Sobre ello, Fernández explicó que estas cifras representan sólo un indicio de que las autoridades han aceptado la importancia de hacer pública la información, pero que no es suficiente. Esto solo se limita a mencionar las denuncias recibidas, las privativas acordadas y las sentencias dictadas, pero no revelan los niveles de violencia, sino los de recepción de denuncia. 

Debido a la falta de datos oficiales es casi imposible comparar la situación de Venezuela con otros países de América, y mucho menos ubicarla en el contexto mundial con respecto a la tasa de femicidios. 

Las organizaciones como Codehciu y Cepaz continúan exhortando al Estado venezolano a que promueva la investigación, a que se recojan datos y se compilen estadísticas, no solo sobre los ingresos de denuncias, sino sobre la violencia hacia la mujer como fenómeno social y que fomente las investigaciones sobre sus causas y sus consecuencias.

Esto implica una reunión sistemática de datos y además su publicación periódica, para realmente poder hacer un diagnóstico de cómo está el escenario de la violencia contra la mujer en Venezuela.