Militares “malversan” insumos para la agricultura

La disminución de la producción alimentaria se debe al “control absoluto” que tiene la  Empresa Agropecuaria de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Agrofanb), en el manejo de insumos agrícolas y tierras otorgadas por el gobierno nacional.

Así lo dijo a Radio Fe y Alegría Noticias, Werner Gutiérrez, exdecano de la Facultad de Agronomía de la Universidad del Zulia.

“El año pasado, las asociaciones productoras de alimentos no recibieron insumos agrícolas, esto a pesar que en más de 50 años han cosechado arroz y maíz en el país”, dijo Gutiérrez, quien destacó que actualmente Venezuela está en los niveles de producción del año 70, lo que implica un retroceso que supera los 30 años.

Los recursos destinados por el gobierno de Nicolás Maduro para la reactivación de la producción alimentaria son entregados a Agrofanb y Agrosur, ambas empresas administradas por  militares, “quienes le asignan a dedo a unas asociaciones de maletín creadas en los últimos dos años en los estados de Guárico y Portuguesa”, aseguró Gutiérrez.

El pasado 21 de octubre del 2018, fue designado como presidente de Agrofanb, el General Douglas Alberto Ballesteros.

El ingeniero agrónomo denunció que los insumos recibidos por estas empresas son malversados, ya que se venden en un mercado informal a un sobreprecio que para el productor del campo es imposible acceder.

“Además, el productor que decida sacar ese maíz al mercado informal para tener mejores precios, corre el riesgo de que mercenarios lleguen en camionetas fuertemente armados para que lo devuelvan”, con lo que Gutiérrez aseveró que en Venezuela hay un Estado de terror.

A su juicio, muchos “militares enchufados” se benefician de la destrucción y el hambre del agricultor venezolano que recibe el pago de 55 bolívares soberanos por un kilo de harina, cuando se necesitan 1,6 kilos de maíz para producir un solo kilo de harina de maíz.

Gutiérrez afirmó que las política económicas  implementadas por el gobierno nacional destruyeron la producción alimentaría, también responsable de generar todas las extorsiones.

En relación al bloqueo económico del gobierno estadounidense a Venezuela, aseguró que “hay bloqueo para lo que le conviene al gobierno. Quienes saben de tratados internacionales saben que los alimentos no se bloquean”.

Graciela Portillo