Investigadoras de la ONU ven evidencias que Gobierno ruso envenenó a Navalni

Alexei Navalny durante una audiencia judicial en Moscú, Rusia. Foto: REUTERS.

Expertas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que investigaron durante cuatro meses el envenenamiento al líder opositor ruso Alexei Navalni, señalaron que las evidencias apuntan a una «probable implicación» de oficiales del Gobierno ruso, presumiblemente de alto nivel, en ese suceso, ocurrido en agosto del año pasado.

En una carta oficial enviada a las autoridades rusas en diciembre, cuyos detalles se conocieron hoy al cumplirse los dos meses de cláusula de confidencialidad, las dos investigadoras (las relatoras de la ONU Agnès Callamard e Irene Khan) indicaron que el veneno utilizado, Novichok, es una de esas evidencias.

El líder opositor Navalny, ha enfrentado múltiples procesos legales desde su retorno a Rusia, en enero tras cinco meses de convalecencia en Alemania tras un envenenamiento del que responsabiliza al presidente Vladimir Putin y a los servicios secretos de su país.

Navalny es trasladado al este de Moscú para cumplir su condena

El principal opositor al Kremlin, Alexéi Navalny, llegó a una región ubicada a 200 km al este de Moscú para ser internado en una colonia penal donde cumplir su condena a dos años y medio de prisión, que él considera política.

El paradero de Navalny se desconocía desde el jueves, tras su salida del centro de detención de Moscú, donde había estado arrestado desde un principio. Los servicios penitenciarios todavía no han brindado información oficial precisa al respecto.

“Alexéi Navalny llegó a un establecimiento de los servicios penitenciarios rusos en la región de Vladimir para purgar su condena”, señaló en un comunicado la Comisión pública de Moscú (ONK), de vigilancia de los centros de detención.

El Secretario General de la ONK, Alexéi Melnikov, informó a la agencia de noticias rusa Interfax que Navalny sería puesto en principio bajo cuarentena, para después instalarlo en una de las colonias penales de la región.

Según las fuentes, esta colonia es de “régimen normal”, o sea, que las condiciones de detención son menos severas, y con capacidad para unos 800 presos.

Sin confirmación oficial

Uno de los asistentes más próximos a Navalny, Leonid Volkov, señaló en Twitter que aún no hay una “confirmación oficial” por parte de los servicios penitenciarios sobre el destino del opositor, y que familiares y abogados no han recibido ninguna información, como suele ser de uso en Rusia cuando un detenido es internado en una colonia.

“Los servicios penitenciarios rusos constituyen un sistema sádico, por completo podrido, imposible de reformar, porque no sabe cómo funcionar según la ley, y solamente sabe cómo golpear y burlarse de la gente”, denunció Volkov, refugiado en el exterior.

Con información: EFE | AFP