María Parra: “No perdemos la ciudadanía por emigrar”

138
Migración Ciudadanía
Foto: Radio Fe y Alegría Noticias

En Venezuela a propósito de conmemorarse cada 18 de abril el Día de la Ciudadanía, la coordinadora regional de Fundación Centro Gumilla en el estado Zulia, María Chiquinquirá Parra, aseguró que la ciudadanía es un término que la gente suele asociar con deberes y derechos, pero va mas allá.

“Los venezolanos nos reconocemos en la cultura, la música, la gastronomía, que nos hace vincularnos y reconocernos y que prácticamente es un sello a donde quiera que nos encontremos y eso es importante que lo valoremos…. La ciudadanía implica un sentimiento, una emoción que experimentamos donde quiera que nos encontremos los venezolanos”, detalló.

Agregó que ciertamente existe malas prácticas de ciudadanía que se asocian con “maracuchadas”, que contrario de hacernos sentir con orgullo, se deben cuestionar para lograr borrar esa actitud de viveza criolla que marca un estigma en la población de Maracaibo, capital del estado Zulia.

Para María Chiquinquirá Parra, la ciudadanía va acompañada de tres elementos fundamentales: la identidad, el arraigo y el sentido de pertenencia, los cuales considera que hay que fomentarlos en la población juvenil venezolana, “porque han crecido en una Venezuela que no cumple sus expectativas y que los invita a irse porque se habla de un país que se acabó”, lamentó.

En medio de este discurso, la Fundación Centro Gumilla impulsa en varias comunidades el conversatorio “Ciudadanos más allá de las fronteras”, para recordar aquello que identifica a la población venezolana porque, “nosotros no perdemos la ciudadanía por emigrar sencillamente somos venezolanos desde otros espacios”, aseguró.

La desvinculación entre la ciudadanía con los asuntos públicos

María Chiquinquirá Parra, también docente universitaria y politóloga explica que, ante un resquebrajamiento de la institucionalidad democrática, los ciudadanos y las ciudadanas se sienten vulnerables.

“Yo pienso que también ha habido un discurso de anti política fuerte que ha desvinculado a la ciudadanía con las decisiones, las instituciones políticas… Es por eso, que la participación se ha hecho cuesta arriba porque invitar a participar en las instituciones que no creemos implica un esfuerzo que no plantea ninguna solución”, cuestionó.

Parra indicó que ese discurso anti político comienza a desdibujar esas normas de convivencia, y finalmente termina contribuyendo a que la ciudadanía sea indiferente a la construcción de soluciones que sean viables para una ciudad o un país.

Indiscutiblemente esta situación termina mermando la participación, especialmente la de los jóvenes, “todo ello implica una formación ciudadana que debemos seguir construyendo, porque ciertamente es ser parte de la solución a los problemas de nuestras comunidades, si no eres parte de la solución debes incorporarte como parte del problema y mucho de nosotros queremos es ser parte de la solución y eso pasa por conocer, involucrarnos y actuar”, puntualizó.