Repam: daños en oleoductos de Ecuador deja sin agua a 97 mil habitantes

En el sector San Rafael (Ecuador) hubo un deslizamiento de tierra a lo largo del cauce del río Coca, que provocó el rompimiento de tuberías que transportaban petróleo. Foto: Agencias.

La Red Eclesial Panamazónica de Ecuador (Repam) emitió un comunicado este jueves 9 de abril donde denuncia que 97 mil habitantes de los cantones amazónicos de Ecuador se encuentran sin agua potable debido a la rotura de los dos oleoductos que transportaban petróleo.

Marlon Vargas, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confeniae), alertó que la contaminación del río Napo, por el derrame de crudo, ha puesto en peligro las fuentes de agua y alimento de las comunas kichwas de Ecuador y Perú asentadas en las riberas del río.

“Más de 97 mil personas residentes en los cantones Francisco de Orellana y Aguarico se han quedado sin servicio de agua potable debido a la suspensión de la captación de agua de los ríos Coca y Napo”

Marlon Vargas

Repam atribuye la responsabilidad a empresas Oleoductos de Crudos Pesados Ecuador S.A. (OCP Ecuador S.A.), E.P. Petroecuador (SOTE), la Corporación Eléctrica del Ecuador CELEC EP sobre la falta de información clara y oportuna respecto al rompimiento de las tuberías.

En el texto destaca que no se le dio la importancia debida a las advertencias generadas luego de la desaparición de la cascada San Rafael (febrero de 2020), los impactos ambientales del proyecto hidroeléctrico Coca Codo Sinclair en el cauce del río Coca, y los reiterados derrames de petróleo en la zona desde 2013 a 2008.

En ese sentido, exigen a Petroecuador (empresa estatal ecuatoriana encarga de la explotación de hidrocarburos), el Ministerio del Ambiente y Agua, y la empresa de oleoducto de Crudos Pesados, realizar las medidas de mitigación, reparación y de contingencia frente al derrame petrolero. También piden que ese documento incluya el catastro de impacto social, ambiental y económico de las comunidades afectadas.

Asimismo, solicitan que el Ministerio del Ambiente y Agua de ese país presentar un informe técnico sobre el estado de contaminación del agua en los ríos Coca y Napo junto con un plan de remediación ambiental.

El 7 de abril deslizamientos de tierra a lo largo del cauce del río Coca, en los límites entre las provincias amazónicas de Napo y Sucumbíos, rompieron parte de los dos oleoductos.

Lluvias en la zona elevaron el caudal del río, lo que produjo un socavón de aproximadamente 70 metros y luego un deslizamiento de tierra que originó el rompimiento de las tuberías SOTE y OCP, esto causó el derrame petrolero.