Soledad Bravo: “La vida merece la pena”

436
Foto: cortesía

Soledad Bravo vio de cerca la muerte tras sufrir de COVID-19 junto a toda su familia el año pasado. Después de ese trance, ahora ve la vida desde otro punto de vista. Manifiesta estar agradecida porque tuvo a su alrededor a personas que no la desampararon y que para ella fue “la cosa más bella del mundo” y asegura que es un logro “ser sobreviviente a una enfermedad que afectó a toda la humanidad”, expresó a Radio Fe y Alegría Noticias, la intérprete con más de 50 años de trayectoria artística.

Un concierto a beneficio de los ciudadanos italianos residentes en Venezuela trae nuevamente al escenario a Soledad Bravo. En esta oportunidad, en calidad de invitada especial, para compartir escenario junto a otros cantantes este viernes 26 de agosto en el Centro Cultural Chacao, en donde interpretará algunos temas en italiano y otros de sus temas tradicionales.

Para ella, esta presentación, representa “un acto de honor” y el hecho de que vaya a cantar algunos temas en el idioma italiano, pese a que no es su estilo, lo hará así como lo ha hecho en otros idiomas como el francés o el portugués. “Lo más importante de todo esto es que será por una causa benéfica y por eso acepté”, dijo en el camerino del recinto cultural mientras esperaba su turno para la prueba de sonido.

Soledad Bravo durante su ensayo | Foto: Lenys Martínez

¿Cuál es el balance –hasta la fecha- en la carrera artística de Soledad Bravo?

-“¡Estoy viva primero que todo! (risas). Mi balance ha sido positivo, no he sacrificado mi vida personal por el éxito de mi carrera”, la cual califica como buena con sus altas y bajas. Reiteró que no sacrifica el amor por su familia, aunque su carrera implique giras. “Uno siempre encuentra el truco, pero el balance es positivo. Soy una mujer mayor, de éxitos y he hecho buenas obras en el sentido artístico”, manifestó.

Bravo comentó que todavía le faltan muchas cosas por hacer en su vida, que los seres humanos nos vamos de este mundo con cosas por resolver. Sin embargo, recordó que uno de sus hermanos –fallecido hace varios años en un accidente-, siempre fue previsivo. “Le gustaba dejar cabos atados. Era una cosa asombrosa”, cosa que confesó no tener ella. “Nunca leeré lo que quise leer, nunca cantaré lo que quise cantar, y todas esas cosas quedan irresueltas”.

A propósito de lo anterior, Bravo estuvo muy cerca de la muerte tras contagiarse de coronavirus el año pasado. No solo a ella, sino a todo su núcleo familiar. “La enfermedad llegó a la casa y pum”, dijo.

No obstante, expresó que ahora ve la vida de otra forma. Para ella, hay un “antes y después del covid-19” y que es una sobreviviente de la enfermedad. “Yo la vi, estuvo al lado, al frente, y por este momento la vencí, pero todavía está ahí”, haciendo referencia que ni la enfermedad y ni la pandemia han terminado.

Comentó que su sanación es un logro, una gracia divina. “¿Cómo no ver la vida de manera distinta en  un momento dramático de la vida viéndote como desdoblada?”, se preguntó. Además, expresó que durante el proceso de la enfermedad no supo bien lo que sucedía a su alrededor, pero de lo que sí estuvo segura es que contó con gente maravillosa que la ayudó.

“Ver que esa gente está ahí fue la cosa más bella del mundo. Sentir el amor fue maravilloso porque uno siempre se está quejando”, expresó con un gesto de gratitud y sonrisa mientras se le iluminaban sus ojos.

“No sabía que mis sobrinos abrieron una cuenta. También la ayuda de la fundación que se ocupó de mi salud fue extraordinaria. Es una enfermedad difícil si la tiene toda la familia”, agregó.

Actualmente, Soledad le da gracias a Dios no solo por la salud y la vida, sino por “la solidaridad de la gente que puede ayudar y que da afecto. Eso lo sentí y me hizo ver la vida de otra manera. Una cosa buena del regreso de una enfermedad así es que uno se da cuenta de lo valioso que es el otro y no andar criticando todo el día. Simplemente te das cuenta que la vida merece la pena”.

Venezuela no se arregló

La crisis política, social y económica de Venezuela ya lleva algunos años. Sin embargo, durante este 2022 se reactivó el mundo del entretenimiento, muy cuestionado ante la ola de conciertos que se están dando en el país. Esto, en un contexto sanitario precario, inflación y salarios mínimos deplorables, pero paradójicamente con un país dolarizado.

“Hoy hemos sido testigo de lo que ha sido esto (el alza del dólar). El bolívar está muerto y enterrado, pero encima, ¡le bailaron un zapateo en su tumba con una devaluación!”, expresó. “Yo no pienso que Venezuela se arregló, lo que pasa es que hay una pequeña élite que está disfrutando de una inyección (dólares) que viene de parte del Gobierno. No sé nada de economía, pero sí lo siento en mi casa, porque soy ama de casa. ¿Cómo explicarte? Lo veo todo muy extraño”, dijo.

Protegida por su familia

Soledad Bravo comentó que tiene la suerte de contar con su hija, de sentirse protegida por su familia, aunque lamentó que no todos los venezolanos tienen esa fortuna. “Hay tanta gente sufriendo. No puede ser que si te enfermas, no puedas ir a una clínica, que la gente se muera de mengua. Esto es una cuestión del Estado. Quiero que mis medicinas me las pague el Estado porque soy mayor y no lo tengo”, espetó.

Para finalizar, la artista indicó que próximamente se presentará en la ciudad de Valencia, luego irá a Miami para presentarse en el Día de la Hispanidad, posteriormente viajará a México y regresará a Venezuela a ofrecer dos recitales, uno de ellos será en la ciudad de Maracaibo. Mientras que para inicios de 2023, se presentará en Chile y en Argentina.

Soledad Bravo durante su ensayo | Foto: Lenys Martínez