¡Toc Toc! se convierte en complemento del futuro profesional de los jóvenes

¡Toc Toc! se convierte en complemento del futuro profesional de los jóvenes
Foto: Radio Fe y Alegría Noticias.

Desde pasado mes de abril, el Instituto Radiofónico Fe y Alegría (IRFA) viene desarrollando una propuesta con jóvenes cuyo objetivo principal es la formación de reporteros juveniles.

«¡Toc Toc! Narrativas Juveniles en Tiempos de Pandemia», es el nombre que recibe dicha formación basada en un método interactivo, que se realiza bajo la modalidad semi-presencial y cumpliendo con estrictas medidas de bioseguridad.

El proyecto que se desarrolla en los estados Sucre, Apure, Anzoátegui, Delta Amacuro, Distrito Capital, Miranda, Táchira, Zulia y Bolívar, ha permitido descubrir y fortalecer el talento de los jóvenes entre 15 y 18 años.

Combinar pasiones

En el caso de la región Distrito Capital, una de las jóvenes que más destaca en su formación como reportera juvenil es, Nerimar Angarita.

Esta adolescente que recién cumplió 18 años y quien también acaba de terminar su bachillerato egresada del colegio Fe y Alegría La Rinconada, es una de las más destacada en la formación.

Su interés hacia la formación de reporteros juveniles a través del proyecto «Toc Toc», la han ayudado a complementar su pasión por el mundo de la radio y televisión.

Nerimar acondiciona la sala de su casa para ensañar sus pasos de baile.

Angarita manifestó que como participante del proyecto «Toc Toc», ha aprendido todas la áreas y elementos de la radio, así como la elaboración de guiones literarios y el lenguaje Radiofónico.

Actualmente su mente está enfocada en estudiar la carrera de comunicación y actuación, en la Universidad Nacional Experimental de las Artes (UNEARTE).

Para la joven que vive en el sector Las Mayas junto a su madre, hermano – abuela, padrastro y 2 sobrinos, el valor del trabajo es muy importante. Ante la difícil situación el aporte económico es impórtante.

Nerimar, trabaja de jueves a domingo en la horas de la tarde – noche en un local de comida rápida y los días viernes lo dedica a otra de sus pasiones, el baile.

Cincuenta y cincuenta

Según Cecodap, una organización venezolana que trabaja en la promoción y defensa de los derechos humanos de la niñez y adolescencia, la educación a distancia es hoy uno de los temas que más preocupa a las familias en Venezuela.

Nerimar durante su formación académica virtual

«Si bien es cierto que se trata de una realidad global, esta tiene un impacto particular en nuestro país, puesto que no tenemos como punto de partida un sistema educativo fortalecido para hacer frente a los desafíos del 2020, tanto a nivel programático, logístico, de infraestructura y adecuación tecnológica entre otros», señala Cecodac.

La preocupación se debe al contexto de una pandemia global que representa un cambio radical en las condiciones de vida y rutinas en el mundo.

Sobre cómo cree que está la juventud venezolana en estos momentos en su comunidad, Nerimar percibe que un 50 por ciento de los estudiantes están enfocados en sus estudios.

El otro 50 por ciento «ha desatendido sus estudios, no tienen el mayor interés en realizar las actividades académicas, simplemente no se esfuerzan por pasar de grado», expresó.

Seguimos motivando

Yamilet Portillo, monitora del proyecto por el estado Miranda, manifestó que hasta la fecha el programa de formación ha sido de aprendizaje mutuo, donde los participante han demostrado su gran interés por el mundo de la comunicación.

Los jóvenes en estos meses han colocado en práctica los conocimientos adquiridos a través de entrevistas, grabaciones de audios, guion literario y comentarios radiofónicos, acompañados con temas de la COVID-19, lactancia materna, nutrición; entre otros temas.

«Desde el IRFA seguimos motivando y acompañando a estos adolescentes en la construcción de su propio aprendizaje con contenido de radio», expresó Portillo.

¡Queremos más!

Nerimar, aprovechó para hacer un llamado al gobierno nacional, pues considera que no están atendiendo la necesidad de los jóvenes, «no hay un plan para motivar a los adolescentes a qué estudien o traten de salir adelante», señaló.

A pocos meses de que finalice el programa de formación, siente que le falta mucho por aprender, aún sigue esperando más del conocimiento que ofrecen cada uno de los facilitadores.

A su parecer, cada uno de los conocimientos que han estado recibiendo y que pocos tienen el privilegio de recibirlo, lo empezaran a utilizar dentro de cada una de sus profesiones.

«Lo que más espero en estos momentos por «Toc Toc», es que sigan aceptando jóvenes para que aprendan – no se desvíen – y que no pierdan la fe de que pueden salir adelante», concluyó.