Transportistas merideños denuncian trabas para equipar combustible

Transportistas sostuvieron reunión con autoridades regionales para evaluar aumento. Foto: Rossana Mosquera.

Este viernes, el sector transporte se paralizó en los municipios Libertador y Campo Elías del estado Mérida al no poder surtir de gasoil y gasolina sus unidades.

Los profesionales del volante aseguran que las trabas en las estaciones de servicio los obligaron a poner en resguardo sus unidades como medida de protesta.

“Estamos en un resguardo de unidades porque se nos ha complicado equipar combustible. Ellos alegan que el racionamiento es por un aumento de pasaje que nosotros hicimos de manera inconsulta”, aseguró Ramón Ali Galvis, presidente de la línea “El Chama”.

Galvis considera que las unidades deben surtir de gasolina diariamente y no cada dos días como está establecido actualmente.

Marino Flores, trabajador de la Línea Unión, explicó que sin combustible no puedan prestar el servicio a los usuarios. “Esto es un chantaje. No nos quieren surtir de combustible y hoy tenemos las unidades paradas”, apuntó.

Mientras que Eladio Vergara, presidente de la línea “La Otra Banda”, manifestó que presentaron un documento al Concejo Municipal para exigir el aumento del pasaje y poder mantener operativas las unidades.

“Nosotros no es que queremos aumentar porque queremos, sino que los altos costos de los repuestos nos ha llevado a aumentar el pasaje”, señaló.

Concejo Municipal evaluará propuesta

Por su parte, Leonel Matos, presidente del Concejo Municipal, aseguró que en mesa de movilidad discutirán varias líneas de acción como la estructura de costos, horarios, concesiones de rutas, unidades activas y número de personas que utilizan diariamente el transporte.

“Ese paro no tiene éxito. Ellos antes de tomar esta decisión ya sabían que teníamos esta reunión y debemos llegar a un acuerdo en base a una tarifa razonable para el transportista y la comunidad”, señaló Matos.

Los transportistas manifestaron que deben convertir los bolívares en pesos y en dólares para poder adquirir los repuestos fuera del país, debido a que en Venezuela no hay cauchos, baterías ni aceite.

Los choferes darán un plazo al Concejo Municipal para que evalúen la solicitud del aumento y de lo contrario, implementarán el cobro del pasaje corto en mil bolívares y largo 1.500 bolívares.