Venden hasta sus licuadoras para comprar medicinas

Foto: Panorma

Enfermarse es más que un lujo para los venezolanos. En la frontera con Arauca, ciudad de Colombia, las familias que enfrentan algún padecimiento deben vender lo que tengan a la mano para comprar los tratamientos y mejorar su salud.

Yovanny Rattia, ciudadano de frontera, cuenta que la gente del campo y quienes se desplazan de otros estados del país hacia el límite con Apure, deben vender hasta la licuadora para comprar los medicamentos en Arauca. “Tenemos que vender las poquitas cosos que uno tiene; así estamos haciendo todos, vendiendo hasta  la licuadora, las gallinas”, relató.

Aseguró que en la frontera ameritan de la ayuda humanitaria que ingresó esta semana al país: “todos necesitamos la ayuda humanitaria. Para quitarse un dolor de cabeza hay gastar un sueldo mínimo para compara las pastillas”.

Por su parte, el diputado a la Asamblea Nacional por el estado apure, Luis Lipa, enfatizó que el ingreso de esta ayuda es el reflejo de la emergencia humanitaria compleja que viven más de 7 millones de venezolanos que requieren atención urgente. “El país necesita urgentemente la ayuda humanitaria, hay mucha gente enferma que requiere de emergencia esta ayuda para salvar sus vidas. Mucha gente ha muerto”, destacó.

Después de la espera, la Cruz Roja Internacional recibió desde medicamentos hasta generadores eléctricos para atender la emergencia humanitaria compleja, mientras que los ciudadanos de frontera esperan ser tomados en cuenta,y se asista a los enfermos crónicos y quienes necesiten de los medicamentos e insumos para atender sus padecimientos de salud.

Por Isaura Ramos|Radio Fe y Alegría Noticias