A un año del naufragio de THOR, sus familias aún los esperan

556
Foto: archivo

Hace un año, un naufragio le cambió el destino a un grupo de personas que salió a dar un paseo hacia la isla La Tortuga, ubicada a 85 km del estado Miranda. En una lancha llamada Thor, viajaban José Javier Marcano, Juan Manuel Suárez, Verónica Martínez, Vianney Dos Santos, Alejandro Osorio, Remis Camblor, Mariely Chacón y los menores José David Camblor (6 años) y María Beatriz Camblor (2 años).

Ese mismo día, el viernes 3 de septiembre, esa embarcación naufragó, pero no fue sino cinco días después que rescataron con vida a Verónica Martínez (niñera), a los dos infantes y a la madre de éstos, Mariely Chacón, quien amamantó a sus dos hijos durante los días del accidente marítimo, pero murió producto de la deshidratación.

Posteriormente, Martínez reveló en una entrevista que la nave no presentó fallas durante el trayecto, pero que en un momento empezó a entrar mucha agua y tras un fuerte impacto, ésta se partió en dos. Como pudieron, trataron de sostenerse con los insumos que tenían a su alrededor: unas cavas y un bote pequeño en donde pusieron a los niños.

El equipo de Radio Fe y Alegría Noticias conversó con Emily Dos Santos, hermana gemela de Vianney y cuñada de Alejandro. Contó que para ella y su madre, todos los días son difíciles, porque al final siguen esperando a sus seres queridos.

“Mi mamá no pierde la esperanza. Es algo indescriptible porque no tienes un cuerpo físico y uno, el ser humano, está atado a lo físico”, expresó.

Foto: Cortesía de Emily Dos Santos

Emily, de hablar pausado y de tono afable, comentó que todo este primer año ha sido un proceso de adaptación a una nueva realidad que les tocó vivir como familia y que también piensan y se ponen en el lugar de los familiares de las otras personas que sufrieron ese naufragio, sobre todo por Juan Manuel Suárez, quien no estaba registrado en la lista de los tripulantes.

“A diferencia de este muchacho, nosotros tenemos tres años para declarar a nuestros familiares como muertos, pero cuando son desaparecidos son diez años”, que sería el caso de Suárez.

La familia Dos Santos nunca dejó de mostrar su fe y esperanza para que el resto de los tripulantes del naufragio Thor fuesen hallados con vida. Esa misma fe y esperanza, sumada al amor que siempre se profesaron, es lo que los mantiene en pie.

Emily contó que nunca hubo una fecha en especial para darse un abrazo con su hermana o dedicarse una canción. El amor por su hermana la hizo expresar algunas carcajadas recordando las anécdotas que vivieron juntas y también varias lágrimas al saber que, aunque no la tiene actualmente en presencia física, sabe que la acompaña en cada instante de su vida.

“Nosotras no esperábamos este golpe de la vida nuevamente. Sin embargo, todos los días me despierto y lloro. Durante el día tengo la cotidianidad del trabajo y del quehacer”, dijo.

Foto: Cortesía de Emily Dos Santos

-¿Cómo se regresa a la normalidad después de una pérdida así?

-No hay normalidad, es una nueva realidad. Tengo la ventaja de estar en un trabajo donde mi equipo ha sido un apoyo y ahí estoy. No es que viva por el trabajo, pero todos somos un gran equipo de trabajo y nos ayudamos a seguir. Nosotras (su mamá y ella) no podemos hacer nada, es una nueva realidad, solo vives con ella. Todos los días escucho las notas de voz de mi hermana.

“Para mí, mi hermana no se ha ido. No sé de dónde uno saca fuerzas. Hay hermanos que se aman, pero en el caso de los gemelos siempre han estado juntos y mi hermana y yo echábamos chistes (risas). Nosotras éramos y somos”, expresó.

Foto: Cortesía de Emily Dos Santos

No obstante, pese a que siempre se ha dicho que los hermanos que son gemelos hay una conexión muy marcada, Emily dijo que a veces ella y su hermana se enfermaban juntas, pero no tuvo presentimiento alguno sobre lo que ocurrió el viernes 3 de septiembre de 2021.

“Pienso en que mi cuñado seguro le dijo: pon tus poderes telepáticos (risas y lágrimas) pero él estuvo ahí para ella y ¡cómo me hubiese gustado sentir algo!”.

Foto: Cortesía de Emily Dos Santos

Un llamado para que instalen antenas de telecomunicaciones

Sin embargo, la angustia estaba presente, pues habían perdido total comunicación con sus familiares. Ante esto, Emily considera que las autoridades deberían prestar mayor atención a las telecomunicaciones y más cuando se está en altamar y que se cumplan las normas marítimas, que las autoridades puedan tener las herramientas para un tiempo de reacción mucho más corto.

“Esto es algo más común de lo que uno piensa. Se deben inspeccionar los equipos, que no permitan lanchas con muchos años de circulación que no tengan los servicios necesarios. No hay ni siquiera antenas de telecomunicaciones que la gente pueda hacer una llamada. Si no tienes teléfono satelital, no pueden comunicarse”, dijo Dos Santos.

La gemela contó que su mamá fue la primera en enterarse del naufragio y llamó. Un periodista había publicado en sus redes sociales sobre el hallazgo de un naufragio en La Tortuga. “Ahí empezó todo el caos y la espera a ver si aparecían todos”, dijo.

Su mamá y ella pensaron siempre en positivo y que curarían y consentirían a su hermana una vez que la hallaran, pero “Verónica expresó que todos se habían ido siguiendo a una luz”.

Emily contó que recibió llamadas de varias personas, quienes le decían haber soñado con el grupo del naufragio Thor y que buscaran en alguna isla cercana.

“Le pedí mucho a Dios”

“Yo le pedí mucho a Dios. No sé si el cielo existe, pero quiero creer que es así y me imagino que es un lugar espectacular y ahí estará mi hermana, aunque ella está a mi lado. Nos toca continuar porque mi hermana no tiene la culpa de lo que pasó (sollozos).

Además, Emily comentó que si todo ocurrió como contó Verónica, entonces está agradecida que su cuñado acompañó a su hermana hasta el final, que “estuvo ahí abrazando al amor de su vida, mi hermana, que es mi más grande amor”.

Foto: Cortesía de Emily Dos Santos

Emily expresó que en medio de toda la conmoción que causó el naufragio de la embarcación Thor, recibieron muchas oraciones que a ella y a su mamá las ayudaron a seguir. “Creo en la energía de las personas así no te conozcan y eso te ayuda a avanzar. Esto es algo del cual no nos vamos a reponer, pero se aprende a vivir”, dijo.

“Hemos pasado por muchas cosas y no es nada más lo de mi hermana. Perdí a un hermano hace muchos años y perdí a mi papá. Son cosas te marcan la vida y creo que todos esos escalones te ayudan a ver las cosas diferentes. Si pierdes la fe, es como renunciar al amor”, añadió.

“Tuve una hermana y un hermano espectaculares, pero mi hermana fue desde la barriga (risas)”.

Foto: Cortesía de Emily Dos Santos

¿Cuál es la enseñanza más importante que Vianney les dejó?

-El amor de familia. El amor lo soporta todo y eso es lo que nos ayuda a estar unidas.

¿Qué le dices hoy a una familia o alguna persona en particular que esté pasando por algo similar? ¿En qué se pueden apoyar?

-En su fortaleza, en el cariño, en el amor de su familia. Cualquier pérdida duele, pero cuando alguien te quiere, no te quiere ver mal, no te quiere ver sufrir. La vida está hecha para ser feliz y así esa persona no esté físicamente, uno siempre debe mantener recuerdos felices. Pienso que la historia de cada uno está escrita.

Para finalizar, Emily desea que Dios permita un mundo mejor, “donde no exista tanta maldad”, que todos los seres vivos, incluyendo a los animalitos, puedan vivir tranquilos y que “ayudemos a las personas que tengamos al lado sin criticar ni juzgar”.