Larenses sortean un nuevo apagón nacional

Foto. Referencia

Un factor que alarmó a la mayoría de los barquisimetanos durante un nuevo apagón nacional este lunes 22 de julio, fueron las fallas en las comunicaciones.

“Esto no es racionamiento eléctrico” y “esto es un apagón grande” comentaban en los comercios; las personas cada vez caían más en cuenta de que era un cuarto apagón nacional.

La noche llegó a los hogares de la ciudad crepuscular y los vecinos comenzaron a juntarse en las esquinas. “Son 21 estados” decían al escuchar el informe de las pocas radios que se mantenían al aire con plantas eléctricas.

“Los acompañamos hasta las 9:00 de la noche, a esa hora apagamos la planta para poder estar al aire a las 6:00 de la mañana informando” comentó el único locutor que estaba al aire. Otras tres emisoras transmitían solo música.

Cuando la tercera hora sin fluido eléctrico llegaba, la información oficial fue publicada: el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, difundió un comunicado en el que aseguran que el apagón fue producto de otro ataque electromagnético dirigido a la planta de generación del Guri.

Al Hospital Central de Barquisimeto le tomó dos horas y medias prender su planta principal y ser restablecido el fluido eléctrico, tiempo en el que los nervios aumentaban entre familiares y pacientes.

Calles vacías

Este martes, la ciudad amaneció vacía, con poca presencia de transporte público en las avenidas principales, pocas personas caminando a sus trabajos. El llamado a quedarse en sus hogares fue atendido por la mayoría de los larenses.

Por su parte, la gobernadora Carmen Meléndez pidió a los ciudadanos que mantuvieran la calma e informó que se encontraba activado de forma inmediata un plan especial para garantizar todos los servicios públicos, especialmente en los centros de salud e instituciones estratégicas.

Sin embargo, pacientes de la unidad de diálisis de Barquisimeto preocupados informaron que no había planta eléctrica en el centro asistencial y la vida de los 200 pacientes renales que allí se dializan corría peligro.

Solo un 5% del estado cuenta con electricidad, el servicio de agua potable ya se encuentra suspendido y la telefonía móvil solo se encuentra activa en algunas zonas.