Diócesis de Trujillo despide al padre Antonio Velásquez

Exequias P. Velásquez
Foto: Vicarías para las comunicaciones sociales

Con una solemne eucaristía se realizaron las exequias que la Diócesis de Trujillo organizó a su hijo, el padre Antonio José Velásquez Delgado.

La misa tuvo lugar en la Catedral Nuestra Señora de la Paz este lunes 13 de septiembre en horas de la mañana. Presidió los actos el Obispo de la Diócesis de San Carlos – EL Vigía, Juan de Dios Peña, a quien acompañaron el administrador diocesano Rubén Delgado y una nutrida delegación de sacerdotes.

Los padres y familiares más cercanos del destacado sacerdote estuvieron presentes en el histórico templo matriz de la ciudad de Trujillo. También asistieron amigos y feligreses de diversas parroquias. Bajo las respectivas medidas de bioseguridad los presentes oraron y participaron en el acto religioso.

Al comienzo se incluyeron los actos propios de las exequias de un sacerdote cuando se colocaron junto al hermoso altar donde se expusieron las cenizas del padre Antonio Velásquez los signos litúrgicos a cargo de los sacerdotes: encendido del Cirio Pascual, colocación de la estola,  la casulla y el evangeliario.

Muchos feligreses y amigos pudieron seguir la trasmisión de la eucaristía en vivo por la emisora diocesana Paz FM 98.9 así como por el Circuito Comunión de El Vigía y la emisora Chiquinquireña de Pampán.

Momentos cuando el Obispo de San Carlos-El Vigía conversa con los familiares del P. Velásquez/Foto: Vicaría para las Comunicaciones Sociales

Prestó sus manos, sus pies, sus labios y corazón a Cristo

La homilía estuvo a cargo del presbítero Gerardo Quintero, párroco de Nuestra Señora del Carmen en Valera, quien conoció al padre Antonio desde la época de su niñez en el Seminario Menor Sagrado Corazón de Jesús.

Aprovechó el predicador para hacer una semblanza del P. Velásquez desde sus inicios en el seminario de Trujillo en 1987, su paso por el de Mérida, su apostolado juvenil y misionero, el trabajo sacerdotal en la parroquia de Sabana Libre, sus estudios en Roma.

Así como el servicio en el Departamento de Familia e Infancia de la Conferencia Episcopal Venezolana, el trabajo al frente del departamento del mismo nombre en el CELAM y finalmente el servicio que actualmente realizaba como secretario de asuntos institucionales de la CEV en Caracas.

“El padre Antonio José, al responder a la llamada divina y más tarde al recibir la ordenación sacerdotal, decidió prestarle sus manos y pies, sus labios, inteligencia y corazón, todo su tiempo y vida entera a Cristo, para que identificado con Él, las almas que estuvieran a su cuidado pudieran entrar en contacto en el Señor” dijo el predicador.

Por su parte el obispo Juan de Dios Peña manifestó sus palabras de condolencias a la familia y la Diócesis. Señaló que estaba en profunda comunión con su hermano en el episcopado José de la Trinidad Fernández Angulo, Obispo electo de Trujillo.

“Cuánto hubiera deseado estar aquí presidiendo esta liturgia; pero múltiples compromisos previamente adquiridos no le han permitido trasladarse. Tengan la certeza de que justo ahora él está en comunión espiritual y fraterna con todos ustedes”.

También tuvo palabras de fortaleza para los familiares del sacerdote fallecido, recodándoles que podían sentirse orgullosos de haber dado a Dios y a la Iglesia un hijo sacerdote íntegro, como lo fue el padre Antonio Velásquez.

Los restos mortales del padre Antonio serán colocados, en fechas próximas, en el templo Nuestra Señora de Chiquinquirá de Trujillo, parroquia donde reside su familia, según indicó el padre Rubén Delgado.