Estudiantes del área de salud sufren las precariedades del sector

180

Carlos Meléndez, director del  Observatorio venezolano de Universidades (OBU) expresó que los estudiantes universitarios de salud que prestan sus servicios se ven expuestos a ambientes de violencia, en un contexto de precariedad por falta de insumos.

“El 49% de los estudiantes de postgrado atienden a sus pacientes con insumos que proveen ellos mismos o sus familiares”, precisó en entrevista con Radio Fe y Alegría Noticias.

Asimismo, detalló que 6 de cada 10 estudiantes de post grado deben proveerse ellos mismos los insumos personales necesarios, como lo es los materiales de bioseguridad ante la Covid-19, ya que el Estado venezolano no se los suministra.

 “De igual manera pasa con las deficientes condiciones de la infraestructura”, dijo.

El OBU en su Enobu Salud 2022 afirmó que no hay suficiente agua o electricidad en los establecimientos de salud, y  la situación se agrava cuando no hay soporte con plantas eléctricas ante las fallas constantes de electricidad en el país.

Trabajan para poder continuar

Por otro lado, el sociólogo indicó que otra de las situaciones más resaltantes que dieron en este estudio, es que el 49% de los estudiantes del área de salud encuestados tienen que trabajar y estudiar al mismo tiempo para poder subsistir.

“Es algo que antes no se veía, sabemos que tenían que dedicarle todo el día al estudio de medicina, pero ahora no pueden, tienen la necesidad de tener otro ingreso”, expresó.

Algo relevante en este dato, es que de 7 de cada 10 realizan trabajos informales.

Salud mental debilitada

Meléndez resaltó que todo este contexto tiene una gran consecuencia en la salud mental, pues “2 de cada 6 estudiante tienen de dos a tres síntomas de depresión”.

“También alrededor del 12% de los estudiantes más jóvenes, han tenido pensamientos suicidas”, expresó.

Otro de los datos que obtuvieron es que el 76% de los estudiantes indicaron que en los últimos 6 meses, al menos un compañero de estudio renunció a la universidad.