Faltan médicos y medicinas

crisis-salud-venezuela
Foto: Jairo Vargas.

Las protestas por falta de medicinas, tratamientos y equipos médicos siguen latentes desde cualquier parte del país. Pacientes renales claman por ser atendidos de manera digna e inmediata, mientras que los profesionales de la salud reclaman por mejores condiciones laborales.

Rafael Orihuela, médico cirujano y ex ministro de salud (1992-1993), contó a través de Radio Fe y Alegría Noticias que años atrás Venezuela tenía una nómina de 65 mil médicos formados en universidades nacionales, las cuales eran reconocidas a nivel mundial. Hoy, más de 30 mil están fuera del país.

Orihuela calificó los salarios de los médicos como “miserables”, recordando que pueden ganar en un hospital lo equivalente a 5 dólares mensuales.

Esto ha provocado una fuga de talento. Según él, actualmente podrían estar activos menos de la mitad de los trabajadores entre especialistas y médicos generales. “Hemos perdido al menos unos 30.000 médicos en los últimos 5 años”, afirmó.

El gremio de la enfermería también presenta un déficit de personal: se estima que hacen falta 95 mil profesionales para cubrir la demanda.

Orihuela explicó que desde el 2008, aproximadamente, Venezuela tiene dificultades con el tema de las medicinas por la falta de inversión el gobierno nacional. En ese sentido, argumentó que alrededor de 30 laboratorios entre trasnacionales y nacionales tienen entre 4 y 6 años esperando pago de deudas por parte del gobierno.

La responsabilidad es del Estado

Con respecto a la situación de los pacientes renales, el ex ministro de salud señaló que el Estado es el encargado legalmente de suministrar a los centros de salud públicos las máquinas y condiciones para que los pacientes puedan realizarse sus diálisis.

“Cuando tú tienes un paciente con insuficiencia renal, si tú no lo atiendes adecuadamente, si no tienes a la mano los recursos y los materiales que se requieren para una diálisis, ese paciente sencillamente fallece como hemos visto desde hace dos años”, comentó.