La educación merece y debe ser salvada

FeyAlegrìa
Foto: Willmary Carmona.

Son 65 años. Se lee y se dice fácil, pero ha sido un largo camino para Fe y Alegría lleno de victorias y sueños cumplidos, pero también dificultades, trabas y cosas que aún faltan por hacer.

En la voz de la profesora Luis Pernalete, Fe y Alegría “nunca ha tenido años en los que no hay nada que hacer. Aquí siempre tenemos cosas que hacer”. Y remata el Padre Goyo: “Los sueño no se han acabado”.

Por ello, en medio de la crisis económica, política y social que vive Venezuela, ha decidido lanzar su propuesta de educación. Para salvarla. Porque la educación merece y debe ser salvada. Porque es el futuro.

Pero nada de esto sería posible sin Abraham Reyes y Patricia García quienes, a pesar de tener seis hijos y con Patricia esperando a su séptimo, entregaron su casa al Padre José María Vélaz para hacer posible el nacimiento de este sueño: una escuela que se convirtió en miles por alrededor de todo el mundo.

La nobleza y el amor de sus corazones ha trascendido a través del tiempo y la iglesia decidió iniciar la causa de la beatificación de ambos.

Indígenas en Amazonas se rebelan

A través de un comunicado el pueblo indígena Wötjüja, declaró que retoman “la defensa de sus territorios ancestrales contra grupos o personas armadas, con características colombianas”, haciendo alusión a los grupos del ELN y Farc que hacen vida en la región.

Aseguran que no aceptan cualquier forma de violencia y ordenan “de manera inmediata” el abandono de los territorios “de manera definitiva”.

Un año después de la pesadilla

“El 7 de marzo dejó de ser una fecha cualquiera en el calendario de los venezolanos. Hace exactamente un año, a eso de las 4:45 de la tarde, se hizo de noche de pronto, todo quedó a oscuras, las señales telefónicas se vinieron abajo y nadie se imaginaba lo que estaba por pasar”, escribe Silvia González sobre el apagón nacional del 2019.

Ha pasado un año y las consecuencias continúan en varias regiones del país como Lara, Mérida y Zulia, con apagones, bajones y racionamientos sin horarios establecidos que superan hasta las ocho horas diarias. Moisés Quintero sentencia: “Sin duda que esta nefasta realidad deteriora la calidad de vida de los venezolanos”.

Mientras tanto, en el Zulia los comerciantes aún viven las consecuencias del apagón nacional.

Este es el resumen del contenido informativo de Radio Fe y Alegría Noticias del 2 al 7 de marzo