«No sabemos de lo que somos capaces hasta que lo hacemos»

127
Toc Toc
Samary Kiwan/Foto: IRFA

Samary Kiwan se formó como reportera juvenil dentro del proyecto Toc Toc, del Instituto Radiofónico Fe y Alegría. En el acto de graduación de su grupo le tocó llevar la voz cantante. Compartimos su discurso que dirigió a sus compañeros y facilitadores, una prueba de fuego para reflejar lo que aprendió en la capacitación.

Antes de empezar, quiero agradecer a la vida, a los sueños, y a las decisiones. Sin estos pilares fundamentales no somos nada, sin estos pilares fundamentales no estaríamos aquí presentes el día de hoy.

Una vez escuché la frase «No sabemos de lo que somos capaces hasta que lo hacemos» y realmente lo considero una buena filosofía de vida. Cuando empecé esta aventura, para mi el futuro era incierto, nunca he sido alguien de jugar con las expectativas, me gusta que la vida me sorprenda, y si, Toc TOC Reporteros Juveniles fue el caso.

Al iniciar, sé que de cierta forma todos nos sentíamos como corderitos nerviosos, no conocíamos a muchos de los 30 jóvenes, y tener que trabajar con ellos de la nada por modalidad virtual fue realmente un reto.

Trabajábamos cada semana, conviviendo y comunicándonos constantemente para cumplir y hacer nuestro mejor trabajo. No fue fácil, pero en estos 7 meses los resultados han sido satisfactorios de parte de todos los presentes.

Algunos se retiraron, otros ingresaron, pero sea cual sea el caso, el programa dejó una huella. A muchos, toc toc nos ha ayudado para la vida, para el ser, para el hacer.

Durante 7 meses no faltó la motivación y las herramientas que nos comprobaban que nosotros somos la diferencia, que podemos ayudar a hacer de este mundo un lugar mejor, no solo para vivirlo en un futuro para el mañana, sino para vivirlo hoy, para el ahora.

Somos líderes, cada uno de nosotros, así tan distintos, así tan peculiares, ese es nuestro súper poder y con ello aportamos, con ello complementamos para hacer de nuestros entornos nuestra propia versión del arte.

Nos llevamos lindos momentos, nos llevamos personas, amigos, excelentes tutores, momentos no tan rosas e incluso movidas de estrés. Estamos hoy día, un grupo aproximado de 30 jóvenes que creemos en nuestro propio potencial, así como el potencial de nuestro compañero a nuestro lado.

Gracias a esta oportunidad, estoy segura que cada uno aquí presente conoció algo nuevo de sí mismo que no sabía que poseía, y que hoy comprobamos ser un diamante en bruto, siendo pulido con cada formación, con cada camino, con cada decisión. Como dijo Albert Einstein: la educación no es una obligación, es una oportunidad, una oportunidad que tiene el poder de cambiar el mundo.

Muchos de afuera juzgarán la pasión que cada uno entregó a este espacio, pero claramente no son opiniones relevantes, solo nosotros sabemos qué es presenciar y sentir la experiencia TOC TOC.

Hoy oficialmente somos Toctoqueros juveniles con un gran código para el mundo: comunicación para el desarrollo. Esperamos que otros jóvenes como nosotros, con sed insaciable de aprender, tengan esta misma oportunidad.

Siempre Beatriz, al empezar una actividad presencial, nos pedía definir nuestras expectativas.

Y para mí, definir la experiencia en una palabra, claramente, sería Gratitud.

Muchos aquí tomarán la decisión de seguir este rumbo de manera profesional, muchos otros ejerceremos carreras universitarias diferentes u otros caminos relativos, pero lo que sí sé es que lo aprendido gracias a las herramientas brindadas por IRFA y UNICEF, quedarán siempre almacenado en nuestras mentes, nuestros corazones y nuestro vivir.

Chicos y chicas: cada día que pasa es historia para el futuro. Recordemos que no volveremos a ser así de jóvenes, en este momento somos la versión más joven del resto de nuestras vidas, la fecha de hoy no se volverá a repetir en el calendario. Así que seamos listos, y escribamos el  libro más bueno de la historia.

 «Hoy es siempre todavía, toda la vida es ahora».

«Luchemos cada día por una mejor Venezuela»

Del grupo Toc Toc de San Antonio del Táchira llegaron también con sus reflexiones atinadas Winderly Navarro y Jeison Contreras. He aquí su discurso.

Es un honor para mí tomar la palabra en nombre de todos mis compañeros en este día tan especial, en el cual sentimos una enorme satisfacción por haber logrado esta meta  personal y educativa.

Esta mañana marca el fin de una etapa muy importante en nuestras vidas, estamos concluyendo un gran proyecto que forma parte de nuestra educación y que nos servirá para siempre, porque cada uno puso lo mejor de sí para conformar un verdadero equipo, un equipo que con su colaboración y esfuerzo para cada actividad que nos propusimos hoy logra cumplir su objetivo.

Hemos compartido tantas cosas juntos en tan poco tiempo, pero sé que siempre las llevaremos en nuestra memoria. Cómo olvidar la entrevista con la directora regional de Unicef ,la visita a la radio, la charla sobre el lavados de manos, Yoan y Susan con la yuca, la dinámica de la lluvia con el profesor Yorman, Linangel siendo nutricionista, Susan siendo la reportera favorita, cuando Linangel me salpicó un poquito de agua de la piscina y muchas otras que recuerda cada uno.

En nuestra memoria tenemos el día que iniciamos este proyecto con expectativas muy grandes que hoy se ven superadas por cada uno de nosotros y los resultados obtenidos, donde rompimos paradigmas e iniciamos nuestro desarrollo humano.

Hemos encontrado grandes amigos que seguro serán para siempre, hemos aprendido que los valores se practican continuamente y se transforman en virtudes.

Porque amar  lo que hacemos, que es comunicar, es ir más allá de nuestro individualismo como personas, siempre pensando en los demás y pensando en cómo llegar a todas las personas de la misma manera, usando las palabras correctas, sin ni siquiera verlas a los ojos y usando conciencia porque con ella sabemos que iniciamos una mejora constante que nos compromete con nuestro actuar, haciéndonos responsables de nosotros mismos y de nuestra sociedad.

Pero hoy también quiero que nos motivemos a nosotros mismos a cumplir nuestros sueños. Muchachos, cada vez que tengan un sueño grande nos vamos a meter en situaciones difíciles.

La vida es el libro de los hechos, no de los intentos. Entre más subes a los terrenos del éxito menos personas irán contigo pero más esperan verlos fallar que lograrlo.

Existen oportunidades que solo llegan una vez en la vida y que son únicas y exclusivas para cada uno de ustedes. No las dejen pasar, luchen por ellas aunque tengan miedo, muchos se reirán de ustedes por su sueños y metas. Pero sueñen, sueñen tan grande hasta que sus cuerpos tiemblen.

Como dicen estás palabras de JLo: «mis grandes sueños y mis ambiciones ponían nerviosas a las personas de mi alrededor, me decían cosas como que no podía ser actriz o que si era actriz no podía cantar, que si era artista no me iban a tomar en serio como una mujer de negocios, pero cuánto más me decían que no podía hacer algo, más sabía que tenía que hacerlo. Así que ahora estoy muy contenta por haber creído en mí y en mis sueños, porque la verdadera medida de mi éxito no está en los números de taquilla, ni en los discos vendidos sino en el amor y la pasión por lo que hago».

Así que con estas palabras de JLo los motivo. Muchachos atrévanse a hacer sus sueños realidad y crean en ustedes mismos porque cada uno de ustedes puede y tiene la capacidad, a lo mejor nunca nos volvamos a ver pero me encantaría recordar este momento y saber que están en cualquier lugar del mundo cumpliendo sus sueños, hagan las cosas con pasión y con amor.

También es importante creer en nuestro país y ayudarlo a salir adelante con nuestros sueños, con nuestro trabajo, siempre pensando en un cambio porque Venezuela no son tres colores.

Venezuela somos cada uno de nosotros y no podemos dejar de hacer las cosas sin pensar en ella, siempre y donde quiera que estemos. Tenemos algo de ella, de su esencia, de su historia. Amemos a nuestro país y luchemos cada día por una mejor Venezuela inspirando a lo demás a hacerlo también.

A los profesores Andrea y Yorman: gracias por su dedicación, paciencia y afecto al enseñar, por entregar tiempo y amor a este proyecto, por aconsejarnos en cada actividad y ayudarnos siempre que lo necesitamos.

De verdad, son grandes personas y creo que cada uno de nosotros encontramos en ustedes más que unos profesores, unos amigos, de verdad fueron los mejores y los indicados para enseñarnos tantas cosas que nos ayudarán, no solo hoy y mañana, sino para el resto de nuestras nuestras vidas.

Mil gracias y que Dios los bendiga…

Reporteros juveniles Toc Toc de San Antonio Winderly Navarro y Jeison Contreras/Foto: IRFA