Reconocen a médico venezolana como la “Maestro de la Mastología Latinoamericana”

196
Foto: cortesía

La especialista en anatomía patológica, Elena Marín, se convirtió en la tercera médico venezolana en recibir la distinción “Maestro de la Mastología Latinoamericana” en el marco del XX Congreso de la Federación Latinoamericana de Mastología que se realizó entre el 20 y 22 de octubre en Guayaquil, Ecuador.

Su aporte resultó fundamental en el diagnóstico histopatológico definitivo de las lesiones que se obtienen mediante biopsias o material quirúrgico que permite determinar la benignidad o malignidad de la lesión.

El reconocimiento “Maestro de la Mastología Latinoamericana”, lo otorgó la Federación Latinoamericana de Mastología (FLAM), agrupación de carácter científico cuyo principal objetivo es fomentar la atención multidisciplinaria en  mastología y, en especial, en el cáncer de mama.

La doctora Elena Marín, quien tiene 40 años de experiencia, es miembro fundadora del Centro Clínico de Estereotaxia, CECLINES, que nació en 1996 y, desde entonces, es parte del equipo multidisciplinario del centro especializado en patología mamaría.

En 1975 se graduó en la Universidad Central de Venezuela de Médico Cirujano.  En 1978 realizó un postgrado en el Instituto de Anatomía Patológica en el Hospital Vargas de Caracas. Fue Jefe de Servicio del Departamento de Patología del Hospital Oncológico  “Padre Machado”.

Es miembro de  Sociedad Venezolana de Anatomía Patológica, de la Sociedad Venezolana de Mastología y de la Sociedad Venezolana de Oncología.

La certeza del diagnóstico

La doctora Elena Marín manifestó sentirse orgullosa al recibir el reconocimiento porque a su juicio, es “un galardón que me compromete a seguir ejerciendo mi especialidad como lo he hecho hasta ahora, con pasión, compromiso y profesionalismo”. 

Los 40 años dedicados a esta especialización de la medicina le ha permitido “vivir la evolución de la patología mamaria. Cuando no había la posibilidad de tener diagnósticos prequirúrgico los patólogos nos llamaban a las cirugías para hacer diagnósticos intraoperatorios o peroperatorio, esa era la manera de  saber si se trataba de lesiones malignas o benignas y así definir el tratamiento de la paciente. Agrega que en aquel entonces, “el paciente ingresaba a quirófano sin saber el diagnóstico y, por ende, el tratamiento quirúrgico al que iba a ser sometido”.

Entre los avances que observa están los procedimientos de biopsias percutáneas guiadas por imágenes. “Esto permite  precisar la naturaleza de las lesiones detectadas por imágenes y así seleccionar las pacientes que se van a beneficiar o que requieren de un procedimiento quirúrgico”, dijo.

“La labor en equipo es fundamental”

“Considero que ha sido uno de los avances de mayor impacto en el estudio de pacientes con lesiones mamarias , por supuesto, el advenimiento de la inmunohistoquímica , de estudios de biología molecular y otros más, ha permitido establecer tratamientos personalizados a las pacientes con cáncer de mama”, agregó.

Destacó que en al área de la patología mamaria la labor en equipo es fundamental, porque “trabajar con un equipo multidisciplinario capacitado y comprometido es la garantía de ofrecer a la paciente un diagnóstico certero y un tratamiento adecuado”, aseguró.

La doctora Marín manifiesta que lo más satisfactorio de su carrera es la oportunidad de recibir una excelente formación “saber que mi aporte, mi trabajo de la manera que lo hecho a lo largo de mi carrera ha sido útil para el adecuado manejo de los pacientes es gratificante”, finalizó.

Con información de nota de prensa