Reflejaron situación de vulnerabilidad de los pueblos amazónicos en la ONU

REPAM
Delegados de la REPAM en la ONU/Cortesía

Encabezados por el presidente de la Red Panamazónica, REPAM, Cardenal Pedro Barreto y Mons. Rafael Cob García, su vicepresidente, la organización eclesial logró presentar ante el Foro de la ONU un informe sobre la situación de vulnerabilidad de los pueblos amazónicos, a principios de esta semana.

La delegación de la REPAM también la integraron el P. Peter Hugles, coordinador de derechos humanos; Sonia Olea, de Cáritas internacional de España y Lily Calderón, representante del núcleo de derechos humanos de la REPAM en Perú.

Pero no es la primera vez que la REPAM  entra en la ONU, en Nueva York, para respaldar como Iglesia a los pueblos indígenas de la Amazonia.

Los pueblos indígenas, en el Sínodo Amazónico celebrado en Roma en el 2019, pidieron que la Iglesia fuera su aliada de su caminar y en la defensa de los derechos de los pueblos en la Amazonia.

En esta ocasión la REPAM  presentó el segundo informe de derechos humanos vulnerados en los pueblos amazónicos, así como lo hará después ante la OEA, en Washington.

Se reunieron con tutiri mundachi

Explicaron los delegados de la REPAM que no faltaron reuniones con distintos niveles  y personas que trabajan en favor de los derechos de los pueblos indígenas y de los mas vulnerables de la tierra.

En la sede de las congregaciones religiosas acreditadas  ante la ONU se pudieron encontrar con el Relator General de la ONU sobre los derechos  de los pueblos indígenas, Dr. Francisco Cali.

En esta ocasión participaron en el Foro de la ONU sobre pueblos indígenas escuchando a varios indígenas representando a los distintos países del mundo, entre los cuales se encontraba una representación del Ecuador.

También, en la sede de las congregaciones religiosas la comitiva de la REPAM presentó el informe virtual  de los derechos vulnerados en la Amazonía, coordinado por Lily Caldearon, con la participación de distintos actores de diferentes países donde se han vulnerado los derechos de los pueblos amazónicos, entre los que están Ecuador, Colombia, Perú y Brasil.

En días posteriores sostuvieron encuentros con el Presidente del Foro Mundial  de Pueblos Indígenas y otros representantes de países que se encontraban en el foro.

Los delegados de otros países estuvieron muy interesados por el informe de la REPAM. Pidieron que el Papa enviara algunos documentos para la defensa de los derechos humanos de los pueblos indígenas, y si fuese posible encontrase con él en el próximo viaje que piensa hacer a Canadá.

Una apretada agenda

Igualmente, fueron recibidos por la Secretaria General  Especial sobre  la prevención de Genocidios, Alice Wairimu Nderitu, así como también otros representantes que trabajan en el Consejo de Seguridad en la ONU.

En definitiva, la delegación de la REPAM cumplió con una apretada agenda que fortaleció el espíritu de esta Red Eclesial Amazónica reconocida en la ONU por su trabajo eficaz a nivel del medio ambiente y el cuidado de la casa común.

Esta es preocupación también de la ONU y como dice el Papa Francisco en su encíclica Laudato Si, los mejores guardianes de esta casa común han sido los pueblos indigenas.

Y en su exhortación “Querida Amazonía” el Pontífice invita a soñar y hacer realidad estos sueños en lo social, cultural, ecología y vida eclesial.

Y como un gran impulsor de este trabajo que realiza la REPAM desde el 2014, cuando fue reconocida oficialmente por la Iglesia, nos anima cada día a caminar juntos para construir una Iglesia más misionera, fraterna y SINODAL, guiados por el mismo Espíritu que nos inspira a hacer un mundo más humano y menos violento, sembrando la paz con nuestro testimonio.