Relator de la ONU: “todavía hay hambre y desnutrición en Venezuela”

El relator investigó la situación alimentaria en zonas rurales. Alertó que grupos vulnerables como niñez, sexo diversidad y adultos mayores están en riesgo.

70
Desnutrición en Venezuela
Foto: Desnutrición en Venezuela

El relator de la ONU, Michael Fakhri, informó: “todavía hay hambre y desnutrición en Venezuela” producto de la crisis económica.

El relator independiente de Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación alertó el pasado 14 de febrero que persiste la crisis alimentaria producto de varios factores.

Destacó los problemas de distribución de alimentos, la merma del poder adquisitivo de la población y el impacto de las sanciones.

Naciones Unidas sobre desnutrición en Venezuela

El relator de la ONU, que presentó sus observaciones finales tras una visita de dos semanas al país, alertó sobre la situación de niños, mujeres, adultos mayores, población indígena y LGBTIQ quienes se enfrentan a dificultades para el acceso a alimentos.

“Estos grupos no tienen los recursos para comprar alimentos o mantener una dieta adecuada e incluso recurren al sexo transaccional para poder garantizar un plato de comida en su mesa”, dijo el relator.

El hambre no distingue de partidos políticos

“El hambre es insidiosa y no pertenece a este o aquél partido político, no pertenece a este o aquél ministerio”, destacó Fakhri.

Además, dijo: “el futuro de Venezuela está en riesgo” debido a los problemas de alimentación que enfrentan los niños, las niñas y adolescentes.

“Los niños acuden a las escuelas solo cuando se les garantiza comida”, dijo el relator de la ONU.

Durante su visita, se reunió con sectores sociales, campesinos, pescadores, representantes del Estado y de organizaciones de la sociedad civil

Indicó que espera entregar su informe el año próximo ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Añadió que la población tiene problemas para acceder principalmente a proteínas, frutas y vegetales.

Las ONG ayudan a combatir la desnutrición

El relator dijo que hay organizaciones no gubernamentales y populares que distribuyen alimentos; una medida paliativa que no resuelve las dificultades de las familias.

Indicó que en muchas comunidades le comentaron que reducen porciones, dejan de comer ciertos alimentos o se saltan comidas.

Producto de la migración, la carga de la alimentación recae en familiares, especialmente en abuelos y abuelas que quedan a cargo de los niños.

“Las personas mayores son abandonadas y no tienen recursos para garantizar su alimentación”, oyó decir el relator.

El CLAP

Otra de las cuestiones abordadas por el relator Michael Fakhri fue el acceso a las bolsas que distribuye el Gobierno nacional a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Dijo que muchas familias lo ven como un “salvavidas”, pero el programa CLAP “suscita cada vez más críticas” por la escasa entrega, especialmente en zonas remotas, y su falta de valor nutricional.

Afirmó que las bolsas CLAP “eran vistas con buenas intenciones humanitarias al inicio, pero se convirtieron en un sistema de clientelismo porque no cumple las formas del derecho a la alimentación”.

Sigue todas nuestras entrevistas y la información que se produce desde las regiones uniéndote a nuestros canales de Telegram y WhatsApp.