Luisa Pernalete: creció la brecha entre la educación privada y pública

275

Luisa Pernalete, educadora e impulsora del programa de madres promotoras de paz del Centro de Formación e Investigación de Fe y Alegría, explicó que siempre ha existido una brecha entre la educación privada y pública, pero por la pandemia de la COVID-19 esta se amplió aún más, pues terminó afectando a aquellos que son más vulnerables.

“Realmente aquellas personas que están en una situación de pobreza grave, no van en absoluto a la escuela”, precisó.

Asimismo, indicó que mientras los alumnos de la educación pública tenían muy pocas herramientas para realizar sus tareas en los tiempos fuertes de la cuarentena, aquellos estudiantes que estaban en escuelas privadas presentaban menos problemas con ello.

Retorno de clases presenciales

El año escolar 2021-2022 tuvo sus particularidades al ser el primero desde que comenzó la pandemia de la COVID-19, especialmente a ser en el que los alumnos pudieron regresar a sus aulas.

Frente a ello, muchas fueron las interrogantes que quedaron con respecto a la calidad de la educación que quedaron. Sin embargo, la Ministra de Educación Yelitza Santaella anunció que el nuevo año escolar 2022-2023 ya tiene fecha de inicio: el próximo 20 de septiembre.

Luisa Pernalete manifestó que el año escolar 2021-2022 fue híbrido ya que los alumnos fueron retornando a las aulas de clases paulatinamente.

“Esto a medida que se iban superando los miedos, las dudas, al igual que acoplando y arreglando las cosas y llenar los requisitos. A distancia no se necesitaban uniforme o pasajes, pero presencial sí”, expresó.

La promotora de paz destacó que fue positivo el retorno a las aulas de clases en el sentido de que casi toda América Latina ya se había activado con esta dinámica.

Pérdida de aprendizaje

Asimismo, dijo que la educación a distancia dejó mucha pérdida de aprendizaje en los jóvenes y niños,, evidenciándose en los diagnósticos que aplican en este retorno a la presencial.

“Venían sin hábitos, los más pequeños casi que no sabían agarrar los lápices, o que se habían olvidado de lo poco que habían aprendido”, resaltó.   

La docente consideró que fue bueno el retorno, pero las infraestructuras de las instituciones siguen presentando algunas deficiencias, especialmente en los servicios públicos.

Pernalete expresó que es necesario enseñar y dar más herramientas a los profesores para enfrentar las dificultades que se han venido presentando.

En resumen ratificó que a través de estos y otros indicadores la desigualdad social también se vio reflejada con creces en la educación venezolana al término de este período escolar.