El acoso escolar es un viejo problema: ¿cómo detectarlo y evitarlo?

201
Acoso escolar. Foto: Referencial.

En los últimos días ha llamado la atención mediática algunos casos de acoso escolar en diferentes ciudades del país. 

Si bien existe un auge de casos de acoso escolar a través de las redes sociales, no es un problema nuevo.

El acoso escolar

El ‘bullying’, acoso o agresión escolar son sinónimos que se le dan al hablar de violencia entre niños y/o adolescentes dentro de los centros educativos. Un fenómeno que ha existido entre los jóvenes de esta y otras épocas. Si no es nuevo, ¿por qué hasta ahora se ven tantos casos de acoso en Venezuela?

Para responder a dicha pregunta hay que traer a colación a las redes sociales; pues estos “medios” son un canal para difundir y viralizar un hecho; además, sirven para darse cuenta del patrón de alguna situación.

El fundador y director de Cecodap, Fernando Pereira Verano, en declaraciones ofrecidas al programa De Primera Mano, transmitido por Radio Fe y Alegría Noticias, aseguró que la percepción de observar muchos casos de acoso escolar tiene que ver con “visibilizar el fenómeno”.

“Es un fenómeno que no es nuevo y que ha existido desde que el mundo es mundo”. Las redes sociales han permitido dar alcance a este fenómeno que se ha presentado por años, refirió.

Si bien ha sucedido a lo largo del tiempo, es un tema preocupante del que se deben tomar acciones de atención y prevención. Si el cambio no ha ocurrido, está en manos de la sociedad actual.

Precisamente, Cecodap ha venido fomentando este mensaje y ha advertido sobre la violencia como consecuencia del aislamiento de casi dos años por la pandemia de COVID-19.

El factor de la pandemia

El defensor de los derechos humanos —citando a distintos actores profesionales— explicó que las condiciones de estrés, depresión o dificultades de otras realidades de violencia en casa, agresiones intrafamiliares, maltrato infantil, incluso el abuso sexual durante la pandemia, conllevó a que el regreso a la presencialidad haya hecho más propensa la hostilidad y las agresiones en las interacciones de los chicos.

¿Cómo se ve el acoso escolar?

El acoso escolar “no es un tema que discrimine entre escuelas públicas y privadas, está presente en cualquier centro educativo” y se refleja como la “forma de violencia que implica el control, dominación y hacer daño a otros”.

En el acoso escolar siempre hay uno o varios victimarios ejerciendo control físico y psicológico sobre la o las víctimas. 

Suele tener el agresor un problema de fondo que incita dicho comportamiento. Mientras que en las víctimas suelen verse señales de soledad, tristeza o depresión, ansiedad, aislamiento y pérdida del interés hacia las actividades.

De acuerdo con el director de Cecodap, Fernando Pereira Verano, los hijos únicos son uno de los más propensos a ser víctimas de acoso porque no desarrollaron las habilidades sociales para interactuar o no están acostumbrados a desenvolverse en el medio. 

Por otro lado, el victimario “se origina en buena parte por el modelaje que los muchachos tienen en casa”.

En otras palabras, si los niños o adolescentes viven escenario de conflicto, agresión, probablemente lleven esa enseñanza a las escuelas.

El defensor argumentó que es determinante la actitud que se tome cuando el hijo ya está agrediendo. “Si los papás no se preocupan, estaremos formando un posible trasgresor de cuidado donde hasta la familia puede ser víctima en unos años”, alertó.

¿Qué hacer desde las escuelas?

Pereira Verano explicó que en este momento en los colegios se debe dar prioridad a la comunicación y al encuentro. 

“En los centros de educación hay que fomentar que los muchachos expresen cómo se sienten. En muchos centros la hora de creación y de lectura ha sido postergada. Hay que tratar de recuperar el tiempo perdido y la sensación de que tuvimos dos años retrasados”, indicó.

También dijo no olvidar la dimensión de la salud mental, los protocolos de las escuelas para la atención y erradicación del acoso escolar, y las políticas públicas de prevención de parte de los gobiernos.

Sobre el último punto afirmó que si en la medida que el Gobierno con el proyecto de ley sobre acoso escolar no tenga la posibilidad de acompañar a los centros educativos, “no vamos a lograr una respuesta efectiva en el combate al bullying“.