El cangrejo sostiene temporalmente la economía de los waraos

Waraos recorren las calles de Tucupita con los mapires cargados de cangrejo. Foto: Óscar Cedeño.

La economía de los originarios waraos en Delta Amacuro se sostiene momentáneamente en la venta e intercambio del cangrejo, uno de los platos más particulares de la región.

Desde inicios de septiembre, grupos de waraos arriban hasta Tucupita, la capital de Delta Amacuro, cargados con «mapires de cangrejos», para ser expendidos.

Ante la falta de la moneda física nacional, optan por el intercambio de hasta cinco kilos de productos a cambio de un «mapire de cangrejo», cuyo contenido es de 45 a 55 cangrejos por unidad.

La relación entre el costo y la cantidad de productos solicitados por cada mapire de cangrejo, coloca el precio final en 5 dólares aproximadamente, y en moneda nacional supera los 20 millones de bolívares.

Esta actividad está ligada a la denominada fiesta del cangrejo que ocurre dos veces al año, y se convierte en que uno de los platos más emblemáticos toma auge en la entidad.

Según los originarios waraos, el trabajo de la recolección del crustáceo puede durar hasta dos días. Para ser colocado en mercados de consumo masivo en Tucupita deben viajar otros tres días son sus noches.

«Ahorita nosotros dependemos del cangrejo. Si vendemos cangrejo podemos comprar azúcar, harina y pan», relató Mario Palacios a Radio Fe y Alegría Noticias.