Perú: allanaron Palacio de Gobierno

151

La justicia peruana allanó sin suerte la noche de este martes 9 de agosto el Palacio de Gobierno en Lima en busca de Yenifer Paredes, cuñada del presidente izquierdista Pedro Castillo.

El objetivo: detenerla por su presunta participación en una red de corrupción y lavado de activos.

El operativo policial se realizó a pedido de la fiscalía que solicitó el “allanamiento” de la “zona residencial del palacio de gobierno”, dijo la Corte de Justicia en un comunicado.

Después de casi cuatro horas de búsqueda, los agentes se retiraron de la residencia presidencial sin hallar a Paredes.

El operativo no tiene precedentes en la historia peruana, donde jamás la justicia había ingresado a la sede del Poder Ejecutivo.

Castillo y su familia, incluida su cuñada, de 26 años, viven en la residencia presidencial que forma parte del Palacio de Gobierno.

Por este caso Paredes ya había sido citada a declarar ante el Ministerio Público y a comparecer ante una comisión de control del Congreso peruano, a mediados de julio.

La fiscalía tiene abiertas cinco investigaciones contra el propio presidente Castillo por supuesta corrupción.

Otra situación sin precedentes contra un presidente en ejercicio de sus funciones.

“Allanamiento ilegal”

Castillo reaccionó a la insólita situación a través de un mensaje transmitido por televisión cerca de las 11 de la noche, calificando lo ocurrido como un “allanamiento ilegal”.

“Todos los peruanos somos testigos de la continua puesta en marcha de un plan mediático que apunta a tomar el poder de manera ilegal e inconstitucional”, agregó el presidente, que aparece las últimas semanas cercado por la justicia.

La medida se produce en la misma semana que un informe parlamentario divulgado el martes recomienda inhabilitar y procesar política y penalmente a Castillo.

En el mismo alega que incurrió en traición a la patria al considerar un posible referendo popular sobre otorgar una salida al mar a Bolivia, lo que el presidente niega.

Castillo cumplió en julio un año en el poder, y además del cerco judicial ha enfrentado dos intentos de destitución del Congreso, y cuenta una desaprobación de 74% en la opinión pública, según encuestas.

Una red de corrupción

La actuación judicial ocurrió en simultáneo en distintas locaciones de la capital peruana, en la que fueron detenidos José Nenil Medina, alcalde de un poblado en la región originaria de Castillo, y de los hermanos empresarios Hugo y Angie Espino, todos presuntamente vinculados en la misma red de corrupción, según la fiscalía.

El juzgado autorizó las detenciones preliminares de los involucrados durante 10 días.

La cuñada de Castillo es la cuarta persona del entorno presidencial investigada por casos de presunta corrupción.

Los otros colaboradores de Castillo procesados son un sobrino que fungía de asesor, su exministro de Transporte, ambos prófugos de la justicia, y su exsecretario presidencial.

Este último se entregó la semana pasada y busca llegar a un acuerdo de colaboración con la fiscalía para reducir sus presuntos delitos.

La primera dama Lilia Paredes también compareció el mes pasado ante una comisión de investigación parlamentaria.