Raúl Gorrín asegura que EE.UU lo acusa con pruebas falsas

El empresario venezolano Raúl Gorrín es uno de los mencionados por la justicia de Estados Unidos como uno de los presuntos vinculados a casos de corrupción, blanqueo de capitales y pago de soborno a funcionarios del Estado venezolano.

Además, durante los últimos días Gorrín fue relacionado directamente con la ex enfermera del fallecido presidente Hugo Chávez, Claudia Díaz. A su vez, Díaz formaría parte de una red de corrupción junto a su esposo, Adrián Velásquez, ex jefe de seguridad de Chávez.

Ante estos señalamientos, Raú Gorrín acusa a Estados Unidos por incurrir presuntamente en una acusación en su contra sustentado por «pruebas falsas».

«Quiero alertar que con pruebas falsas los EEUU pretenden, una vez más, vincularme con Claudia Díaz y Adrián Velásquez, utilizando dos operaciones bancarias que de ninguna manera nos relacionan», publicó el empresario.

De acuerdo con Gorrín, las dos operaciones por las cuales lo vinculan con Claudia Díaz y Adrían Velásquez, no existen. Asegura que ambas operaciones no tiene ninguna relación con Díaz, ni con Velásquez.

Según lo publicado por Gorrín, la primera operación fue realizada desde su cuenta personal de HSBC a una cuenta a nombre de la empresa Interglobal Yatch Sales LLC el 13/03/2013.

Esta primera operación fue para la «adquisición de una lancha de uso personal que fue importada y nacionalizada en Venezuela».

El segundo movimiento fue una «operación permuta», aseguró Gorrín. Esta vez el destino fue la empresa Patric Love Holdings INC, empresa de moda de la española María Torres Millan. La operación fue por el orden de 4.000.000 millones de dólares.

Gorrín publicó las pruebas de las transacciones realizadas en ambas operaciones. Estas dos operaciones serían por los cuales Estados Unidos los relaciona con el ex tesorera nacional y el es jefe de seguridad de Chávez.

Acusación sobre Raúl Gorrín

La justicia de Estados Unidos, asegura que Raúl Gorrín, se hizo millonario durante el gobierno de Hugo Chávez y continuó con sus operaciones con el arribo al poder de Nicolás Maduro.

Gorrín, quien también es dueño de la televisora Globovisión, habría pagado millones de dólares en sobornos a altos funcionarios del Estado venezolanos, entre ellos, Claudia Díaz y Adrián Velásquez.

Los sobornos fueron ejecutados para garantizar los «derechos de realizar transacciones de cambio de divisas a tasas favorables para el gobierno venezolano». 

Además, el gobierno de EEUU señala a Gorrín por la supuesta compra y pago de gastos relacionados con aviones privados, yates, casas, caballos campeones, relojes de alta gama y una línea de moda.