Cáritas Maturín confirma que situación de quemados por explosión es «bien complicada»

Foto: cortesía Crónica Uno

El equipo regional de Monagas de la organización Cáritas ha emprendido una campaña para ayudar a las 27 personas que aún se encuentran hospitalizadas en el Manuel Núñez Tovar de Maturín desde el lunes 28 cuando se produjo la explosión de dos bombonas de gas en el caserío Caño de Los Becerros en el municipio Piar.

El Padre Manuel Gerónimo Sifontes, director de Cáritas Maturín, contó a Radio Fe y Alegría Noticias que al conocer la tragedia abrieron el templo Santo Domingo de Guzmán para empezar a recibir las colaboraciones y donaciones de medicamentos y otros insumos para los quemados.

Informó que de acuerdo a lo que le cuentan los familiares de los pacientes se necesitan antibióticos, guantes quirúrgicos, vendas, gasas, batas quirúrgicas, inyectadoras, tapabocas cloro para desinfectar las áreas «porque están acostados en el piso, no hay camilla para ellos».

Igualmente requieren sábanas, fundas para las almohadas, ya que las cambian constantemente «porque se ensucian mucho y hay que botarlas porque pueden estar contaminados», apuntó el sacerdote.

Otra de las ayudas que está solicitando Cáritas es alimentos y comidas preparadas «porque por supuesto los familiares están allí con ellos y no tienen recursos, tampoco no tienen dónde quedarse».

Sifontes describe la situación como «bien complicada, bien compleja». También denunció que las primeras ayudas que llegaron directamente al hospital «desaparecieron, por eso nos activamos y nos organizamos para que sean los propios familiares los únicos que reciban los donativos y que ellos mismos sean los contralores con un proceso bien formal, bien hechecito y bien transparente».

Listado de medicamentos que necesitan los pacientes

Este miércoles 30 de diciembre familiares de los heridos denunciaron por Radio Fe y Alegría Noticias que no estaban recibiendo la atención médica adecuada.

El obispo de la Diócesis de Maturín, Enrique Pérez Lavado, también confirmó que en las diferentes parroquias eclesiásticas se han organizado varios equipos para recibir insumos y cualquier otra colaboración que ayude a mitigar el impacto de esta tragedia.