Clases presenciales serán en octubre siempre y cuando haya vacunación

Archivo

Venezuela se prepara para un nuevo año escolar y este nuevo periodo será presencial, según informó Eduardo Piñate, nuevo Ministro de Educación luego de sostener una reunión con jefes de las zonas educativas del país.

Pese a este anuncio, el representante de la cartera de educación condicionó el retorno a las clases de manera presencial al cumplimiento del plan de vacunación: “Se está haciendo la preparación del año escolar 2021-2022, y si se cumple el plan de vacunación, el regreso a clases presenciales será en el mes de octubre”, dijo.

El primer mandatario nacional Nicolás Maduro giró las instrucciones para un nuevo año escolar con estudiantes en las aulas. Ante este pedido del jefe de Estado, se está realizando asambleas evaluativas con las autoridades educativas regionales a fin de constatar los elementos positivos del Plan Cada Familia una Escuela.

Dadao a que es muy posible que las clases presenciales sean retomadas en octubre, el Ministerio de Educación también incorporó al equipo de logística de alimentación, administrativo, y todo lo que tiene que ver con el INCES para articular.

De acuerdo con Piñate, los nuevos planes educativos deben estar diseñados en función a los motores productivos de la agenda económica, tal como fue propuesto por los estudiantes de la  Federación Venezolana de Estudiantes de Educación Media (Feven) y de la Organización Bolivariana de Estudiantes (OBE).

Sin embargo no detalló sobre los aspectos que componen la agenda económica y tampoco mencionó los motores económicos que siguen activos, a las que deben adaptarse los nuevos planes educativos post pandemia.

Hay que recordar que los motores económicos lanzados por el gobierno nacional han variado, y algunos simplemente ha pasado a una especia de letargo existencial, y no se tiene mucha información a sobre sus aportes reales a la economía nacional.

Mientras tanto, la hiperinflación sigue devorando el ingreso del trabajador común que ronda los tres dólares al mes. Los docentes siguen exigiendo que se incremente el ingreso salarial a unos 600 dólares mensuales.