EEUU afirma que Venezuela no cumplió los compromisos y por eso siguen las sanciones

358
EEUU-Venezuela
Referencial

A través del Departamento de Estado, el gobierno de Joe Biden ratificó este lunes 22 de agosto que mantiene el paquete de sanciones económicas sobre la administración de Nicolás Maduro, quien se encuentra al frente del gobierno de Venezuela.

Ned Price, vocero de esta instancia gubernamental, le confirmó a los periodistas que “las sanciones contra el régimen de Maduro siguen vigentes”, al tiempo que confirmó que su gobierno le recomienda a sus ciudadanos no viajar al país caribeño.

En este punto de los viajes, Estados Unidos calificó a Venezuela con la letra D, lo que implica que es una señal que alerta a los estadounidenses de que pueden ser detenidos «injustamente».

Para el gobierno estadounidense el mandatario venezolano habría incumplido con la reanudación del diálogo con la oposición en México y la liberación de ciudadanos estadounidenses detenidos en Venezuela.

Al parecer, y según lo dicho por Price en la conferencia de prensa, “el régimen de Maduro, por otro lado, no negoció de buena fe ni cumplió con esos compromisos”.

Se esperaba que con la reactivación de la mesa de conversaciones entre las delegaciones del oficialismo y de oposición en el país azteca, y ante el avance de las mismas, EEUU flexibilizaría el conjunto de sanciones que viene aplicando con más restricciones desde 2019.

¿Cuáles eran las expectativas?

Entre las expectativas que se cernían alrededor de este proceso estaba la retoma de las importaciones de petróleo venezolano de la empresa estadounidense Citgo Petroleum.

Sin embargo, Maduro y algunos diputados del oficialismo denunciaron la semana pasada que el gobierno de Biden y la justicia argentina pretendían confiscar ilegalmente el avión del consorcio Emtrasur, retenido desde hace dos meses en la nación sureña, cuya tripulación, incluyendo los pilotos iraníes, es investigada por su presunta vinculación con acciones del terrorismo.

Este nuevo condicionamiento se suma al anterior de que EEUU liberara al empresario Alex Saab y que Biden suspendiera la aplicación de las sanciones.

El diplomático estadounidense señaló que las sanciones “permanecerán en su lugar hasta que haya un progreso demostrable hacia el cumplimiento de las aspiraciones democráticas del pueblo venezolano”.