En Estados Unidos no saben si enviar a los niños a las escuelas

The empty world language room is shown at Orange High School, Thursday, March 12, 2020, in Pepper Pike, Ohio. Gov. Mike DeWine ordered all schools closed for three weeks beginning Monday. (AP Photo/Tony Dejak)

Tras los anuncios del retorno a clases, muchos padres de Estados Unidos han expresado su nerviosismo e incertidumbre sobre si enviar a sus hijos a las escuelas en medio de la crisis sanitaria que atraviesa el país debido a la COVID-19.

La madre Elizabeth Hurtado comentó que no fue fácil decidir si enviar a sus pequeños a clases o no, debido al riesgo de infección.

«No es fácil tomar esa decisión debido a la situación que estamos viviendo con el virus. Hemos decidido que el grande va a estar conmigo y va asistir de manera virtual, mientras que el más pequeño que comienza el kinder, tenemos la opción de enviarlo dos días a la escuela y tres días virtuales», explicó Hurtado, quien tiene un adolescente de 14 años y un pequeño de 5.

Mientras tanto, otra madre aseguró que se viven tiempos en los que se aprecia más la vida, por lo que prefiere mantener a sus hijos en casa aunque baje la calidad de la educación.

Al igual que ella, un ciudadano señaló que en su familia decidieron no enviar a sus hijos a la escuela pues se sienten satisfechos con los programas de educación virtual.

«Hemos optado por no enviarlos a ninguno, van a tomar clases virtuales. Tuvieron un relativo éxito a finales de la clase pasada y en esta ocasión esperamos lo mismo o mejor, porque ya tenemos una base», dijo el representante.

No es para menos

Estados Unidos sigue siendo el país más golpeado por la pandemia de COVID-19 en todo el mundo, con más de 5 millones de casos confirmados y más de 170 mil muertes.

La pandemia, que fue calificada por el presidente Donald Trump como un «pequeño problema», ha causado estragos en todo el país, principalmente al sur, donde estados como California, Florida y Texas han hecho obligatorias medidas de confinamiento y prevención que al principio no consideraban necesarias.

Mientras tanto, el estado de Nueva York alcanzó un número de fallecidos de 32 mil 840 que es incluso mayor al de países enteros cono España o Francia.

Por otro lado, el director de la Agencia Federal de Enfermedades pronosticó que para la primera semana de septiembre el país podría alcanzar los 200 mil fallecidos.

Por si fuera poco, la preocupación se ha incrementado en las últimas semanas cuando la enfermedad ha empezado a afectar a la población más joven, supuestamente menos vulnerable, con más de 100 mil contagios en ese sector demográfico.