Familiares de los niños desaparecidos piden que no los juzguen

Casa de los niños que estaban desaparecidos. Foto: Cortesía

Este domingo, familiares de Fátima Galindo, madre de los niños que estaban desaparecidos, agradecieron por la preocupación y las oraciones para encontrarlos; así como también pidieron que no juzguen a los padres de estos jóvenes porque, según ellos, no tienen nada que ver con la desaparición de los pequeños.

Las autoridades policiales hallaron a las niñas de 10 y 5 años y el niño de 8 años en una zona cercana donde encontraron el cuerpo sin vida de un bebé de un año. Los tres pequeños permanecen en una clínica de la localidad por presentar signos de deshidratación severa.

La abuela materna de los niños, Ismenia González, aseguró que su hija siempre estaba pendiente de sus niños y que sería incapaz de hacerles daño. Pidió a las personas mantener oraciones para que los niños se recuperen de salud.

«A todas aquellas personas que nos dieron el apoyo en oración: gracias, Dios los bendiga. Ahora, pido apoyo en oración para que mis nietos salgan», suplicó ante las cámaras de la prensa.

«No jueguen con los sentimientos de las personas. No juzguen a nadie porque la palabra de Dios dice: aquí el que juzgue será juzgado de la misma forma con la que ellos juzgan», expresó.

Por su parte, entre llanto y extremo dolor la hermana de Galindo pidió a las personas abstenerse de comentar con acusaciones contra la familia y su hermana.

«Yo les pido de corazón a las personas que dijeron lo que dijeron que no hablen de mi hermana ni de nosotros. Sentimos angustia desde que los niños desaparecieron. No se pongan a estar diciendo cosas que no son», afirmó con una voz entrecortada y llorosa.

La tía y la abuela ofrecieron declaraciones cuando el niño de un año era llevado por los funcionario de investigación al Cementerio Municipal para realizarle la necropsia, debido a que el cadáver del infante estaba en estado de descomposición.

Por tanto, a los padres del infante los liberaron tras confirmarse su versión. Ambos pasaron seis días en las instalaciones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) en El Tigre.