Fe y Alegría se reinventa para sostener su educación de calidad

Referencial

La profesora Yameli Martínez, coordinadora del Programa de Ciudadanía e integrante del Programa Escuelas del Movimiento de Educación Popular y Promoción Social Fe y Alegría explicó que el cierre de este año escolar 2020-2021, el segundo en contexto de pandemia en el país, «a pesar de las circunstancias lo culminamos con satisfacción porque logramos atender al 86% de la población estudiantil y para nosotros eso es un gran logro».

El balance es positivo aún en medio de las limitaciones de conectividad, entre otros factores, «y el haber logrado llegar a nuestros estudiantes ha sido significativo porque logramos alcanzar la meta que nos planteamos en medio de esta modalidad».

En diálogo con Radio Fe y Alegría Noticias, la también docente del Movimiento detalló que lograron desarrollar una planificación en los 19 estados en los cuales está presente «y cada región tiene su particularidad y un contexto distinto y fueron atendidas de manera distinta, no tuvimos una sola forma, a eso le llamamos el uso de estrategias multimodales porque, por ejemplo, hubo regiones donde pudimos apoyarnos muchísimo con el uso de la tecnología, pero hubo otras donde necesariamente hubo que emplear otras modalidades como asesorías personales con pequeños grupos, visitas a hogares, entrega de guías en físico, en otros lados la gente tenía que ir a la escuela a copiar las actividades que iban a realizar, uso de mensajes de textos».

Entre otros inconvenientes que tuvieron que sortear para culminar este período académico con el nivel descrito se toparon, dice Martínez, con la realidad dura de los docentes. «Para ellos no ha sido fácil no contar con herramientas ofimáticas, por ejemplo, había gente con algunas resistencias porque no se adaptaba a plataformas virtuales, o tener que atender a un grupo de personas a través de grupos de WhatsApp o Telegram; sin embargo, fue un gran logro también que los docentes entraron al mundo de la tecnología de forma muy rápida».

Y justamente para poder garantizar esas condiciones «nosotros hicimos formaciones en el uso de esas herramientas, distintas estrategias para atender a los estudiantes, no solo en loa académico sino también en lo personal, humano, en los socioemocional y en lo espiritual».

El rol de los padres y familias para mantener la educación de calidad

La valoración que le dio al papel clave que jugaron los padres y las familias en este proceso educativo, caracterizado por este contexto atípico, fue de «una mirada más amplia porque ahora son padres responsables, más activos, más comprometidos desde el principio, aunque todavía están unos papás resistentes; sin embargo, agradecen el acompañamiento de Fe y Alegría, no solo con las actividades académicas en la casa sino también con todo el tema de las medidas de bioseguridad, las estrategias para atender el desarrollo socioemocional de sus niños y de ellos mismos».

En esta dimensión la profesora Yameli llamó a los padres y familias a unirse más a la llamada «tríada solidaria», definida como el compromiso y la corresponsabilidad que existe entre el Estado, la escuela y la familia. «En este caso estamos apostando mucho a la familia porque como todos sabemos los docentes en Venezuela son unos de los profesionales peores pagados, realizan un trabajo y no reciben una remuneración acorde con lo que realizan y entonces se presenta, lamentablemente, no solo en Fe y Alegría sino en toda la educación venezolana es la fuga masiva de talento docente por los bajos salarios y sueldos».

A esta realidad se le suma el mantenimiento de las infraestructuras escolares «que lleva también a poder garantizar las condiciones de bioseguridad de las escuelas para poder recibir a niños, niñas y adolescentes en este nuevo año escolar».

Para poder garantizar todos estos elementos Martínez explicó que en los planteles de Fe y Alegría en todo el país explicó que se les está pidiendo a los padres «primero que asistan a las asambleas que se están desarrollando en cada una de las escuelas para que puedan entender cuánto cuesta un estudiante en una escuela de Fe y Alegría, en esas asambleas se les presenta una estructura de costos, ahí van a saber cuánto gasta una escuela en mantenimiento, pago de servicios, pago de sueldos».

Luego de haber recibido esta información «van a elegir de manera conjunta cuánto sería el aporte solidario que le darían a la escuela». En este punto aclaró que debido a la difícil situación económica de los maestros «la colaboración no puede ser simbólica porque tenemos que ayudar al personal, si nosotros no hacemos eso los docentes se van a ir definitivamente y la educación de los niños, niñas y jóvenes va a quedar a un lado».

También especificó que en «el caso de que no puedan dar el aporte solidario, porque estamos clarísimos de que muchos no pueden, que tengan la total libertad de acercarse al director de la escuela a plantear su situación porque nosotros también estamos exonerando procesos de inscripción y mensualidades, estamos dando becas, estamos dando opciones a los papás que a lo mejor pueden ayudar en una jornada de limpieza, de pintura, de arreglar algo en la escuela».

Invitó a aquellos padres que tengan alguna observación sobre este procedimiento comunicarse también al 0412-5822701 y allí se le aclarará todo lo relacionado a las dudas que puedan tener.