Informe de Transparencia Venezuela revela que no se concluyó ensambladora de autobuses chinos

Foto: AM, ingeniería de consulta

En el año 2010 se firmó el acuerdo de financiamiento entre China y Venezuela, conocido como Fondo Gran Volumen Largo Plazo.

Como parte de este convenio, el Banco de Desarrollo del país asiático hizo dos desembolsos importantes. Uno por 10.000 millones de dólares y otro en yuanes renminbi de 70.000 millones (aproximadamente unos 10.250 millones de dólares), pagaderos con envíos de crudo desde Petróleos de Venezuela (PDVSA) a China National United Oil Corporation (Cnuoc).

Mediante el segundo contrato la empresa de autobuses de China Yutong Hong-Kong Ltd asumió dos compromisos.

El primero era dotar al país de miles de unidades autobuseras de gran capacidad para el transporte de pasajeros.

Un reciente informe de la ong Transparencia Venezuela revela que el Gobierno venezolano, a través Ministerio del Poder Popular para el Transporte, suscribió cuatro acuerdos con la empresa Yutong, para la importación de 4.716 unidades de autobuses armadas y de otras 2.600 semi ensambladas.

Además, los acuerdos incluían el apoyo de la empresa para la puesta en funcionamiento de un sistema de transporte inteligente, suministro de repuestos, capacitación de personal, transferencia tecnológica y la conformación de una empresa mixta para el ensamblaje de los autobuses en Venezuela.

Sin embargo, en 2019 una publicación oficial señaló, destaca la investigación, que en todo el territorio estaban activas 1.600 unidades de transporte Yutong.

Es decir, solo 23% de los autobuses adquiridos 9 años después. Por otro lado, se indicó que se proponían reparar 2.000 buses inactivos. Imágenes satelitales de estacionamientos de buses en diversos puntos de la geografía venezolana reflejan la insostenibilidad de los acuerdos con Yutong.

El marcado déficit del servicio de transporte en las principales ciudades de Venezuela también es reflejo de este acuerdo fallido.

El segundo compromiso de la empresa Yutong Hong-Kong Ltd fue la construcción de una planta ensambladora con sede en San Felipe, estado Yaracuy, en un área de aproximadamente 30 hectáreas.

El proyecto incluía adecuaciones como

  • Caseta de acceso
  • Edif. Administrativo
  • Edif. Comedor
  • Edif. De servicios múltiples.
  • Taller de inspección
  • Almacén central
  • Taller de ensamblaje final
  • Taller de chasis
  • Taller de ajuste de chasis
  • Taller de reparaciones
  • Taller de soldadura
  • Taller de pintura
  • Estación de combustible diésel
  • Planta de tratamiento
  • Pista de prueba de unidades terminadas
  • Estacionamiento de unidades terminadas

La empresa venezolana de ingeniería AM, Ingeniería de Consulta elaboró el proyecto de construcción.

Sin embargo, a la fecha la ensambladora no ha sido culminada pese a que ha recibido de créditos adicionales del ejecutivo nacional en 2018 y 2019 porque su construcción no ha sido sustentable, según reza el informe de TV.

Por tanto, la promesa de ensamblar 3.600 unidades al año nunca se cumplió. Además, las políticas nacionales privilegiaron a las compañías automotrices de China, en detrimento de la participación de oferentes nacionales de autopartes y de la actividad de otras empresas del sector que operaban en el país.

De 170.000 vehículos anuales, que se produjeron en Venezuela hasta 2008, la producción cayó a 459 en 2019. La cadena productiva de este sector está totalmente deprimida, revela la investigación de TV.

Camiones ganaderos son los nuevos medios de transporte en Apure/Foto: Alexander Medina

La crisis del sector del transporte público en Venezuela se ha recrudecido en los últimos dos años. El déficit de unidades de transporte masivo de pasajeros en las diferentes categoría es creciente en la medida en que las operativas van quedando fuera de servicio.

Por otro lado, desde el Ministerio de Transporte no solo se renueva el parque automotor del sector sino que además la provisión de insumos como lubricantes y autorepuestos tambén ha escaseado.

Las cooperativas de transporte ya no tienen la capacidad para financiar con estos requerimientos a sus afiliados.

En todos los estados ya viene siendo común observar a personas abordando camionetas, llamadas perreras, o camiones de estacas o barandas para poder dirigirse a sus destinos.

Mientras, también son visibles los cementerios de autobuses Yutong abandonados en estacionamientos estatales aguantando sol y agua sin la posibilidad de ser reactivados para que cumplan el servicio para el cual fueron adquiridos.