Rectores universitarios denuncian los salarios de “miseria”

Referencial

Los rectores de las diferentes universidades que integran la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (AVERU) emitieron un comunicado este lunes 19 de octubre con una serie de demandas al Ministro de Educación Universitaria, César Trompiz.

Entre las motivaciones que les llevaron a plantearle problemáticas que padecen desde hace varios años las universidades públicas del país destacan que los actuales presupuestos asignados por el Ministerio son tremendamente insuficientes. En promedio ningún presupuesto ajudicado a cada universidad supera el 3 por ciento de lo que requiere para funcionar medianamente, amén de que tampoco están previstos los recursos completos para el pago de nómina.

Tal es el caso de la Universidad Central de Venezuela, cuya rectora, Cecilia García, denunciaba la semana pasada que el presupuesto aprobado para esta casa de estudios apenas es el del 2,27 por ciento de lo que habían solicitado.

Por otro lado, las autoridades universitarias señalan que los actuales ingresos salariales de los profesores universitarios venezolanos “son de miseria o sencillamente son inexistentes”.

En ese sentido, le reclaman al Ministro Trompiz la aprobación urgente de las tablas salariales propuesta con el fin de restablecer el derecho a un salario suficiente que le permita a los docentes y demás trabajadores vivir con calidad de vida.

El otro apartado es el referente a la dotación de equipos tecnológicos con la finalidad de cumplir con la educación a distancia o de presencialidad remota, como la llaman otros.

Al unísono los rectores denuncian que tanto la ola de robos a la cual se han visto sometidas todas las universidades en esta cuarentena como la obsolescencia de los pocos equipos informáticos con los cuales cuentan impide desarrollar con normalidad relativa los planes de estudios en cada una de las carreras.

Igualmente demandan el el cese de la intervención de facto de la autonomía universitaria y se restituya el manejo directo de los fondos y las asignaciones destinadas para la previsión social.