Salarios dignos para los Educadores

164
Foto: José Leonel Gutiérrez.

Si la educación es un derecho humano y social, es también un deber fundamental, lo que implica que todos somos corresponsables y debemos colaborar para que este derecho se cumpla. Esto supone que todos debemos levantar nuestras voces y unir nuestras manos para rescatar a la educación y garantizarles a los educadores un salario que les permita vivir con dignidad, ejercer con buen ánimo su profesión y seguirse formando.

La defensa del derecho a la educación para todos se convierte en el deber de todos de hacerlo posible. Resulta de un gran cinismo proclamar derechos y mantener unas condiciones de vida que impiden su realización. Mientras no pasemos de los derechos a los hechos, seguiremos aturdidos por una retórica complaciente, estéril y empobrecedora.

De ahí la necesidad de apoyar a los educadores que han salido a la calle a exigir sus derechos pisoteados. Los padres deben comprender que su deber es apoyar a los maestros que gastan su vida por el bien de sus hijos.

Y una pregunta a los colectivos que salen a reprimir las marchas pacíficas de los maestros: ¿Acaso ustedes no quieren buena educación para sus hijos? Y ¿es posible buena educación con maestros frustrados, maltratados y con hambre?

Antonio Pérez Esclarín es educador y Doctor en filosofía. @pesclarin

Las opiniones expresadas en la sección Red de Opinadores son responsabilidad absoluta de sus autores