A un mes del cierre de “Las Pulgas”, comerciantes se mudan a los barrios

Las Pulgas
Foto: Archivo

El tan popular y famoso mercado “Las Pulgas”, ubicado en el centro de Maracaibo, es ahora conocido por ser el principal foco de contagio de Coronavirus en Venezuela.

Hasta el pasado martes 23 de junio, el estado Zulia registra 11 personas fallecidas por COVID-19, de las cuales, 8 están asociadas al foco de contagio de “Las Pulgas”, que a su vez ha provocado la muerte de un hombre en Trujillo y una mujer en Falcón, según la información ofrecida por las autoridades nacionales.

A partir de este foco han resultado también personas contagiadas en Merida, Lara y Yaracuy, propagándose así en el occidente del país; mientras que se registran 590 personas contagiadas en la entidad zuliana.

En los últimos años, Maracaibo ha sido la ciudad más afectada del país. Además de sobrevivir a racionamientos eléctricos, falta de agua potable y escasez de gasolina, ahora se agudiza la situación para los habitantes de este municipio por la presencia del Coronavirus en las 18 parroquias que lo conforman.

Como cantaría el gaitero Ricardo Aguirre: ‘Maracaibo, ¿Qué más te puede pasar que ya no te haya pasado?’.

“Las Pulgas” es un mercado a cielo abierto capaz de concentrar hasta 50 mil personas entre comerciantes y usuarios, según datos ofrecido por el gobernador del Zulia, Omar Prieto.

Desde el primer día de la cuarentena social decretada el pasado 16 de marzo, la mayoría de las personas que asistían a “Las Pulgas” lucían con mascarillas pero colgadas en sus cuellos. Además, la anarquía predominante en este mercado no permitía cumplir con las principales medidas de prevención: el distanciamiento social.

Dicho mercado concentra más de 2 mil comerciantes formales que están en los establecimientos ubicados en los 12 bloques que ocupan más de 120 mil metros cuadrados. Sin embargo, existen más de 6 mil comerciantes informales, según Víctor Briceño, representante del sector comercial de “Las Pulgas”.

Con el paso del tiempo, los comerciantes aprendieron a convivir aglomerados, apenas con un mínimo de espacio para caminar entre las mesas y tarantines que son cubiertos por un sol radiante.

Un mercado sinónimo de chiquero

Ir a comprar en “Las Pulgas” forma parte de la cultura marabina desde hace 48 años cuando fue fundado, aunque eso signifique saltar los charcos de aguas servidas, caminar por los pasillos a oscuras y comprar alimentos con basura acumulada alrededor.

Dichas condiciones insalubres, junto a la aglomeración de comerciantes ya existentes, no podían terminar bien en medio de una pandemia.

Las autoridades regionales empezaron jornadas de desinfección al tercer día de cuarentena y exhortaban a quienes ejercían actividad comercial al uso obligatorio del tapaboca, normativa desobedecida por muchos.

El gobernador Omar Prieto decretó, 24 días después de iniciar la cuarentena, que los principales mercados en su mayoría ubicados en el centro podrían laborar tres días a la semana para evitar una posible cadena de contagio.

Esta decisión impactó al sector platanero del centro como al resto de los sectores comerciales a quienes, tras varios reclamos al gobierno regional, les concedieron trabajar un día más. En vez de tres, serían cuatro días a la semana. Sin embargo, continuaba la gran afluencia de comerciantes y compradores.

Se voltean las miradas a “Las Pulgas”: Detectan un brote de Coronavirus

La incertidumbre empezó a correr cuando el secretario de gobierno, Lisandro Cabello, alertó el pasado 19 de mayo que el mercado “Las Pulgas” podía volver a trabajar tres días a la semana. Al siguiente día, el gobernador Omar Prieto informó sobre “un brote importante de Coronavirus en el estado Zulia cuyo foco de contagio sería el mercado Las Pulgas”.

Prieto manifestó que en parte se debía a la comercialización de mercancía que proviene de Maicao, en Colombia, y atraviesa los municipios Guajira, Mara hasta llegar a Maracaibo, lo que denominó como “corredor comercial”.

Ya para el 24 de mayo, el mandatario regional anunciaba el cierre indefinido del mercado “Las Pulgas” y confirmó que era el principal foco de contagio.

Comerciantes terminan pagando los platos rotos

Las Pulgas

Luego de anunciada dicha medida, los comerciantes se acercaron al centro para intentar entrar al mercado, unos para continuar trabajando y otros para retirar la mercancía que tenían almacenada, pero los ánimos se caldearon… Los comerciantes fueron reprimidos con gas lacrimógeno por los funcionarios de seguridad. Esto terminó con 24 personas detenidas por “alteración al orden público”.

Aunque días después el gobernador Prieto autorizó que se les permitiera retirar la mercancía, la coordinadora general del Consejo de Comerciantes de “Las Pulgas” denunció que muchos de ellos debieron de pagar hasta 100 dólares a funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana para poder entrar.

A falta de mercado…

Ya se cumple un mes desde que fue cerrado el mercado “Las Pulgas”, también las vías de acceso a éste se mantienen restringidas y custodiadas por funcionarios de seguridad.

Sus comerciantes informales se mantienen del timbo y tambo y no les ha quedado otra alternativa que desplazarse hacia las comunidades más cercanas al centro de Maracaibo, como los barrios Arismendi, San Trino y El Lido, por la falta de respuesta gubernamental para un posible reubicación.

Está situación causa la molestia de los ciudadanos que consideran “inapropiada” la concentración de comerciantes en las barriadas porque igualmente pueden crearse otros focos de contagio, aun con el mercado cerrado.

Este lunes 22 de junio el gobernador Omar Prieto anunció que dentro de 15 días “Las Pulgas” pudiera abrir solo con los negocios formales si se logra bajar la cadena de contagios.