Cecodap: hay un incremento de suicidios en el país y el Estado no reacciona

18
Imagen: cortesía.

Cecodap presentó este miércoles 10 de marzo su informe titulado El suicidio infantil: un problema olvidado en medios de comunicación y políticas públicas de Venezuela, el cual registra un aumento de los casos de suicidios desde 2017 y el Estado no reacciona.

“Anualmente, hemos encontrado un incremento significativo de este tipo de sucesos: en 2014 se reportaron 11 casos de suicidio de niños, niñas y adolescentes; en 2015 se registraron 14 suicidios; en 2016, fueron 17 casos, y en 2017 el informe señaló que habían ocurrido al menos 34”, se lee en el informe.

La investigación agrega que para 2019, los casos de suicidios de la infancia cerró en 88. Para el primer semestre del año 2020, el Observatorio Venezolano de Violencia, documentó 19 casos más.

Se detalló que el Servicio de Atención Psicológica (SAP) Creer sin Violencia de Cecodap, entre enero y junio de 2020, encontraron que 31% de las personas atendidas llegaron debido a las alteraciones en su estado de ánimo. De ese total, 20% presentaron riesgos ideación e intento de suicidio.

Cecodap reveló, luego de hacer una revisión de los documentos oficiales del Ministerio del Poder Popular para la Salud, que no existen programas de prevención del suicidio en niños, niñas y adolescentes: “No se encontraron campañas educativas y formativas orientadas a la prevención del suicidio en niños, niñas y adolescentes. No se identificaron modalidades de asistencia ni datos estadísticos sobre los niños, niñas y adolescentes que tuvieron una intención suicida”.

“El Estado no recurre al máximos de sus posibilidades para atender a la niñez. La atención al suicidio y la prevención es delegada a la familia”, señaló Carmen Inojosa, periodista investigadora durante su presentación sobre la falta de políticas publicas en Venezuela por parte del gobierno nacional.

Otro de los hallazgos del informe es que en el país no se mencionan a los niños, niñas o adolescentes en los programadas de salud mental. Es decir, que se deja un vació muy grueso sobre la falta de protección de esta población para tratar casos de depresión y salud mental.