Red de derechos humanos exige respeto a la integridad del personal médico

Foto: referencial.

La Red de Derechos Humanos del estado Lara (RedheLara) emitió un comunicado este domingo 7 de noviembre para exigir respeto a la integridad del personal médico.

En el documento se hace referencia a la detención de dos médicas residentes del Hospital Pediátrico Universitario Agustín Zubilaga (Hupaz) el pasado miércoles 3 de noviembre.

La razón de la detención fue por una supuesta negación de atención médica a un niño de 11 meses de edad en dicho centro de salud, esto con base a unas imágenes de un video grabado en la emergencia del Hupaz el día 2 de noviembre.

Sobre este hecho la RedheLara expresó que según la información que ha obtenido la negación de atención por parte de las galenas imputadas por el Ministerio Público, no se produjo.

«Existe un asiento en el registro del ‘Libro de Morbilidades’ de la emergencia del Hupaz del día en el que supuestamente se le negó la atención a un niño de 11 meses de edad (según se dice en el video grabado), con datos de identificación, diagnóstico y tratamiento de dos niños de la misma edad y de diferente sexo», se lee en el documento.

Agrega que debido a que la persona quien grabó y difundió el video no realizó denuncia alguna ante ningún organismo del Estado, ni ante las autoridades del Hupaz, no ha sido posible identificar con precisión al niño y a su presunta madre.

«De lo que hay evidencia es de la atención a niños de la misma edad y sexo el mismo día de ocurrencia de los hechos y, de la declaración de la médico jefe de residentes del hospital ‘…quien manifestó que su colega cumplió con los procedimientos indicados para atender este caso'», reza la declaración.

Además calificó la actuación del Ministerio Público, la del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas y la del fiscal general designado por la disuelta Asamblea Nacional Constituyente en este hecho como una violación al debido proceso, «incurriendo en una detención arbitraria».

Sobre ese señalamiento se cuestiona que dichas autoridades hayan realizado la detención de las médicas sin tener el soporte de una denuncia concreta, «basadas exclusivamente en un video anónimo, orientadas por una ‘noticia criminis’, sin recabar evidencias en los registros de actuaciones médicas».

Asimismo se criticó al fiscal general designado por la disuelta Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, de someter al escarnio público a una de las médicas «con una falsa imputación» realizada a través de Twitter, pues según él la médica «le negó atención médica a una niña de 4 años presuntamente víctima de abuso sexual: en este caso el Ministerio Público #imputará el delito de Omisión de atención médica».

También se repudió la actuación del director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, Douglas Rico, quien publicó en sus redes sociales una fotografía de una de las médicas con el número de registro policial.

«Este tratamiento denigrante, inaceptable, contraviene toda norma de respeto a la dignidad de personas que no se las ha comprobado ningún delito y constituye una flagrante violación de los derechos humanos de las médicas imputadas sin fundamento», expone el documento.

Finalmente la RedheLara expresó su solidaridad con el personal médico y paramédico del Hupaz, al tiempo que exigió al fiscal general designado por la disuelta Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, a que rectifique sus mensajes «y respete la dignidad del personal médico».

Lea aquí el documento íntegro: