Una Palabra Oportuna No. 1046

Oración de la mañana. Sábado 17 de abril de 2021.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel

Cafecito de la esperanza en la pascua

Señor Jesús, la tormenta asusta. En esos momentos creo que me voy a hundir. La tormenta también me despierta. Me hace vivir, luchar, moverme si algo no me gusta o me duele. Levantar la cabeza, el corazón, los brazos, preparado para defenderme de lo que amenaza, o para afrontar lo difícil. La tormenta está en las relaciones complicadas, las discusiones, el agobio, la incertidumbre sobre la vida o el futuro y tu Evangelio cuando se vuelve exigente.

Eso es la tormenta…en ella no estoy solo, porque Tú estás conmigo. «No teman soy yo»…Ante tu presencia viene la calma, son esos momentos en que el sentimiento es más cálido, el abrazo anhelado que se recibe y se convierte en bálsamo que sosiega. Es la palabra que acuna, arropa e ilusiona. La alegría tranquila cuando encuentro respuestas. Es el momento de perdón, cuando vuelvo a encontrarme con la mirada que necesitaba.

El silencio cargado de música, la satisfacción por la tarea terminada. Y es tu Evangelio cuando me llena de coraje, de empuje, de sentido…La esperanza incansable que se mantiene de pie. Y en la calma, Tú estás conmigo. Café compartido en tormenta y en calma.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. Aleluya…Aleluya… Aleluya. PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.