Una Palabra Oportuna No. 1092

Oración de la noche. Domingo 09 de mayo de 2021.

Por José Francisco Aranguren, SJ.

¡Qué bueno Señor, que en este mes de tu madre celebremos el día de nuestra madre! Hoy todos miramos al cielo para agradecerte por ambas, por la madre que nos diste y por nuestra madre del cielo. Nuestros corazones te alaban por las diversas advocaciones que nos recuerdan lo generoso y grande que has sido con nosotros. Mientras seguimos en esta pascua tu palabra nos ha hablado sobre el amor…

¡Y cómo no vincular al amor con nuestras mamás! ¡Cómo no se nos va a “aguar el guarapo” en un día como hoy! Por eso, en esta noche quiero ponerte a los pies de Jesús a todas las madres en su día, en especial a todas aquellas que han visto morir a sus hijos y más aún, a las que esta pandemia no ha dejado, siquiera, despedirse de sus hijos. Hago silencio para orar por ellas…

Ahora escucho tu palabra de hoy y me invitas a experimentar que el amor es en ti tu esencia y no una cualidad como lo es para nosotros. Padre bueno, si tú dejaras de amar un solo instante, dejarías de existir. Padre, eres el amor con el que yo amo. Por eso tu hijo no me manda a amarte a ti ni a él si no a amar COMO ÉL AMA. Y eso es lo que hace la diferencia. Te agradezco en silencio por la gente que ama como Jesús amó y hoy en especial te agradezco por las madres que aman con un amor así como el de tu hijo….

Danos, en este día de las madres,  tu amor y tu gracia que eso nos basta. Amén.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.