Una palabra oportuna No. 342

Actitudes. Sábado 13 de junio de 2020.

Por Antonio Pérez Esclarín.

Escoger la alegría

¿Acaso no resulta cínico  proponer la alegría en esta Venezuela destruida donde cada día  resulta   más cuesta arriba sobrevivir? ¿Cómo proponerles la alegría a los millones que se fueron del país huyendo de la miseria  y ahora no pueden regresar; a las madres que no tienen que darles de comer a los hijos; a los que deben enfrentar la pandemia sin comida, luz, gasolina, agua o medicinas?

Gandhi decía: “La alegría está en la lucha, en el esfuerzo, en el sufrimiento que supone la lucha y no en la victoria misma”. Por ello,   cuando propongo la alegría, estoy invitando a un esfuerzo inteligente, a una actitud que no se resigna ni se rinde. Alegría combativa, perseverante e inteligente, que  no renuncia a trabajar por una Venezuela reconciliada y próspera  para todos.   Alegría que se sustenta en los  actos de heroísmos de muchas personas anónimas: maestros y maestras que siguen trabajando con entusiasmo a pesar de recibir un sueldo miserable; personas que comparten la escasa comida y montan ollas solidarias; médicos y enfermeras que están en la primera línea de batalla para frenar la propagación del virus; transportistas que hacen días de colas para surtirse de gasolina y así llevar los alimentos a los mercados; hombres y mujeres que en el obligado confinamiento se esfuerzan por alegrar, ayudar, animar.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.