Condenan a empresario por asesinato de ambientalista hondureña

153

La Sala I del Tribunal de Sentencia de Honduras condenó a 22 años de cárcel al asesino de la ambientalista Berta Cáceres.

Roberto David Castillo Mejía, deberá cumplir la pena por su participación como coautor del delito de asesinato, dijo la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en un comunicado.

Castillo, exmilitar hondureño egresado de West Point, “se desempeñaba como presidente ejecutivo de la empresa Desarrollos Energéticos (DESA)”.

Escuchas telefónicas, pruebas documentales y testimonios llevaron a concluir que Castillo “participó de manera directa” en el crimen, argumentó la sentencia.

En 2018 habían sido condenados a 30 años de cárcel también como “coautores” Sergio Rodríguez y Douglas Bustillo, funcionarios de DESA; y el exmilitar Mariano Díaz.

En tanto, recibieron 50 años los sicarios Edilson Duarte, Oscar Torres, Henry Hernández y Elvin Rápalo.

Según el fallo, el asesinato de Cáceres ocurrió porque se oponía a la construcción de una hidroeléctrica de DESA en el río Gualcarque, oeste del país.

Según Cáceres,  dañaba el medio ambiente. Ella era coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh).

El abogado Pedro Mejías, representante legal de la familia de Berta Cáceres y de Copinh, explicó que la sentencia reafirma la culpabilidad de David Castillo.

Entre tanto, Melisa Cardoza, integrante de la Red de Defensoras de Derechos Humanos, considera que la sentencia se logra, tras el trabajo de muchas organizaciones.

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), en una declaración demandó a la justicia que avance en la identificación, juicio y sanción de todos los autores de este hecho.

También piden la cancelación proyecto hidroeléctrico Agua Zarca sobre el río Gualcarque.

Los hechos

Berta Cáceres, conocida como defensora de los ríos, era la más emblemática ambientalista de Honduras. Había recibido el premio Goldman un año antes de su asesinato.

Los hechos ocurrieron el 3 de marzo del 2016 en La Esperanza, oeste de Honduras. Fue asesinada por sicarios que le dispararon a medianoche en su vivienda.