De las noticias al bienestar

Oscar Arnal

El mundo de las noticias es duro. Hay un aforismo anglosajón que dice que las noticias son noticias cuando son malas noticias. Las buenas, por lo general, pasan desapercibidas.

Durante la pandemia he estado haciendo un noticiero diario para iniciar mi programa radial. Igual, mi trabajo me exige estar muy pendiente del acontecer. He escrito unos artículos de psicología positiva y he entrevistado a psicólogos especialistas en el tema del bienestar para tratar de contrarrestar el clima de pesimismo que se vive en el mundo, y especialmente en Venezuela.

Entre las enseñanzas que vuelvo a exponer para recordar y poner ante el mal tiempo buena cara están la importancia de las relaciones interpersonales con nuestros familiares, amigos y la comunidad. Mantenernos en comunicación franca con ellos es fuente de alegría y de salud mental.

También está el tema de darse a los demás. En la medida en que somos mejores personas con el mundo que nos rodea y los otros, nos podemos sentir mejor. La solidaridad da dividendos. Dar más que recibir nos hace más plenos.

También saber agradecer tantas cosas que nos ha dado la vida. Pensemos que cerca de la mitad del planeta todavía no goza ni siquiera de Internet.

Hay que ver lo que significa, por ejemplo, tener salud. Ya van alrededor de 10 millones de personas infectadas por el Coronavirus. Hoy más que nunca alimentarnos bien es fundamental. Comer como se debe con abundantes fibras, frutas y vegetales. Somos lo que pensamos, pero también lo que comemos. El intestino es el segundo cerebro.

En este sentido, entender también la importancia de ejercitarse. Tener la disciplina suficiente para habituarnos a hacer ejercicio diario. Con una caminata todos los días de unos 45 minutos y una carrera corta o cualquier otra forma similar de ejercicio, nos sentiremos mejor.

Otro tema recurrente es dejar ir al pasado y centrarnos en el aquí y ahora. No preocuparnos tanto por el futuro o pasado. Como decía un sacerdote amigo, cada vez que se presenta un problema aparecen cinco soluciones. Hay que estimular la espiritualidad. Meditar a diario, tomar clases de yoga o al menos respirar profunda y conscientemente varias veces al día.

Hoy los expertos están recomendando “mindfulness”. Pongamos todo esto en práctica y nuestra salud física y mental mejorará.

@OscarArnal