En IRFA seguimos comprometidos con los que están a la orilla del camino

En el Instituto Radiofónico Fe y Alegría también estamos de júbilo porque nuestro Movimiento de Educación Popular y Promoción Social cumple sus primeros 65 años.

Y cómo no estarlo si también somos fruto de la semilla germinadora que el Padre José María Vélaz junto a otros, sembró en la alfabetización de jóvenes y adultos a través de la educación radiofónica, hace 45 años.

Nacimos bajo la inspiración del evangelio, de la Buena Nueva de Jesús de Nazareth. Esa que nos lleva a comprometernos con los que están a la orilla del camino, con los que más sufren las injusticias sociales y con aquellos que no pueden darle rienda suelta a su propia voz para expresarse.

En IRFA ejercemos plenamente la identidad de Fe y Alegría en todo nuestro servicio educativo y comunicacional.

En los más de 170 Centros Comunitarios de Aprendizaje que tenemos diseminados en todo el país, nuestros jóvenes mayores de 15 años, y los no tan jóvenes, no solamente se encuentran para socializar conocimientos académicos y actividades pedagógicas, sino, y sobre todo, se congregan para su crecimiento personal y juntos seguir construyendo los procesos de transformación de sus familias, de sus comunidades, de su país.

Son muchachos que provienen de zonas populares, rurales, indígenas, de las fronteras. También atendemos a jóvenes en situación de riesgo y a aquellos que se encuentran privados de libertad en centros penitenciarios.

Igualmente asumimos la educación intercultural bilingüe como clave en nuestros servicio educomunicativo. Es una apuesta del Movimiento en estos 65 años que IRFA también ha asumido a plenitud.

Para Fe y Alegría, y por ende, para IRFA, llegar y encarnarnos en estas nuevas fronteras de exclusión es un desafío mucho más exigente y vigente en estos 65 años.

Voluntarios de verdad

Para poder llevar a cabo esta responsabilidad educativa no podemos dejar de mencionar y valorar con suma gratitud el servicio generoso y desprendido de nuestros maestros voluntarios. Sin ellos la educación popular de jóvenes y adultos en la modalidad de Educación Técnica no sería posible.

Y son voluntarios en el sentido pleno de la palabra. Voluntarios porque han decidido serlo, y que por su propia determinación, regalan una parte muy valiosa de su tiempo y energía para enseñar y aprender con los muchachos. Ponen su voluntad, su querer poder, al servicio de los más pobres para que culminen su bachillerato.

Pero también son voluntarios porque no reciben ningún tipo de remuneración. Nuestros aportes económicos a su trabajo siempre son insignificantes. Y siguen allí, yendo sábado a sábado o cualquier otro día de la semana a compartir con sus “hijos”, como muchos de nuestros más de 500 orientadores los llaman.

Este espíritu de gratuidad y de entrega identifica a Fe y Alegría en estos 65 años en muchos de sus mujeres y hombres.

Comunicación popular ante todo

El IRFA también es comunicación popular. En los últimos 30 años esta apuesta del Movimiento nos ha permitido expandir nuestra red de radios de Fe y Alegría con 25 emisoras en todo Venezuela.

Desde nuestro perfil informativo que hemos venido construyendo y revisando con nuestros oyentes, en las programaciones y producciones radiofónicas acompañamos a los ciudadanos en su día a día, en su vida, en sus experiencias significativas.

En la Red Nacional de Radio estamos “Con Todas Las Voces”. Es el ciudadano de a pie el que tiene su protagonismo, con su propia voz y palabra, en nuestros noticieros, radio revistas informativas y espacios de opinión y participación ciudadana.

Y por supuesto en los programas musicales, culturales y educativos.

Es la gente del barrio, del caserío, de los pueblos indígenas, hombres y mujeres de la frontera, los que llaman, los que asisten a su radio para denunciar y anunciar lo malo y lo bueno.

En esa programación diaria, con sus momentos nacionales y regionales, nuestro compromiso siempre es por la democracia, por el respeto a la institucionalidad, por la defensa de los derechos humanos y por la construcción de ciudadanía.

Esta apuesta profética no está exenta de episodios de tensión y discernimiento. Sobre todo cuando es el poder el que reacciona molesto por nuestro compromiso. Es así hoy y ha sido así desde que decidimos caminar codo a codo con los pobres.

Es un servicio radiofónico, que en los últimos tiempos hemos venido complementando con la producción digital a través de nuestra página web y redes sociales. Esta es otra manera de visibilizar las realidades sociales por las cuales hemos optado para seguir comunicando.

Nuestro servicio con otros

En este aniversario, con todo nuestro equipo de trabajo de administradores, gestores, promotores educativos y comunicadores populares, queremos desde el Instituto Radiofónico Fe y Alegría celebrar y alimentar la esperanza; agradecer infinitamente los dones recibidos; seguir luchando y apostando por una educación y comunicación de calidad y más humana.

De igual forma, nos emociona festejar con nuestros aliados la resistencia activa en esta Venezuela llena de crisis compleja, pero también plena de miles de personas sencillas, humildes y profundamente cristianas que siguen tejiendo sueños y haciendo propuestas para la vida digna de nuestro pueblo.

Luis Sánchez
Director Nacional de IRFA