Escuelas y universidades de Maturín están abandonadas

Foto: Archivo web | Referencial

Las escuelas y universidades de Maturín, Monagas, están abandonadas. Vecinos reclaman agua y seguridad para que los alumnos puedan seguir estudiando.

En Maturín, usuarios denuncian que la gota de amor no ha llegado a las escuelas más afectadas, pues aún son muchas las casas de estudio con problemas de agua, infraestructura y carencia de pupitres, entre otras fallas.

Por esta razón, los maturineses piden a los gobernantes y a la Ministra de Educación Yetlitze Santaella que atienda las escuelas afectadas por el abandono y los actos vandálicos ocurridos en los últimos 2 años de pandemia.

Los habitantes de la capital de Monagas citaron al Grupo Escolar República del Uruguay, las escuelas de Fe y Alegría ubicadas en Sabana Grande y La Muralla, además de la UDO y la UPEL (Universidad Pedagógica Experimental Libertador) como los centros educativos que necesitan atención urgente.

Escuelas sin agua

Un usuario -que prefirió no identificarse- contó a Radio Fe y Alegría Noticias que hace poco tiempo el Estado donó una bomba de agua a la escuela República del Uruguay pero la escuela sigue sin agua. «Hasta ahora no se ha sabido más sobre el paradero de la misma ni sobre las tuberías o el cableado para realizar la instalación», dijo el hombre.

“¿Dónde están las tuberías y las conexiones eléctricas para colocar la bomba que supuestamente donaron al República del Uruguay?

«Hay un señor del personal de obreros que se tiene que parar con seis tobos cerca de los baños, para que cada vez que un niño vaya al baño cargue su tobo y lo vacíe en el inodoro. Hay pocetas, pero no tienen tanques», relató este vecino de la escuela.

«Parte de la grifería y los lavamanos no funcionan porque no les llega agua», denunció. Según este hombre, las autoridades y los políticos solo visitan las escuelas cuando hay elecciones o un evento partidista.

¿Una gota de amor?

“Dijeron que la ministra iba a dar una gota de amor para las instituciones de Monagas, pero para cuándo», se pregunta.

La escasez de agua y la inseguridad no es una novedad en las escuelas y universidades de la capital de Monagas, desde antes de la pandemia ya se metían a robar en las noches. «Pero cuando hay un desfile, o un acto en la plaza Bolívar, sale cualquier cantidad de efectivos de seguridad a los eventos políticos. Pero son incapaces de ponerle los mismos efectivos de seguridad para que custodien las escuelas de noche”, se lamentó.