Inseguridad desatada en Machiques

La población asegura vivir con miedo por la inseguridad que reina en la zona.

Habitantes del municipio Machiques de Perijá, en el estado Zulia, denunciaron que la ola de robos y atracos a diferentes horas, tanto de día como de noche, les ha provocado estar siempre con una sensación de inseguridad.

Durante estas últimas semanas, los vecinos señalan que ha aumentado esta sensación de temor por miedo a ser víctimas de estas bandas delictivas armadas que azotan a los ciudadanos del municipio.

Mototaxis denuncian robos de sus unidades

Yhonny Mercado, coordinador de la Fuerza Motorizada en Machiques, señaló que una banda delictiva yukpa de la Sierra de Perijá se ha dado a la tarea de robar a todos los motorizados y ciudadanos que salen a trabajar en la zona.

El presidente de la fuerza motorizada informó que el día lunes 20 de enero, jóvenes yukpas les robaron 2 motocicletas a mototaxis.

“Dos compañeros nuestros nuevamente fueron apuntados en las zonas indígenas para robarles sus unidades, y para recuperarlas debimos quitarles a unos indígenas 8 motocicletas como medida de presión para que buscaran y regresaran el transporte de los padres de familias”, dijo.

Mercado aseguró que los cuerpos de seguridad no pueden detener y actuar contra algún indígena yukpa de la Sierra de Perijá. Funcionarios les argumentan que por “orden” desde la ciudad de Caracas, no pueden detener a los yukpas.

“Los motorizados no vamos a permitir más abusos por parte de esta banda. Ellos se sienten con protección del gobierno nacional. Yo soy pueblo, soy chavista, pero saldremos en defensa de los motorizados y de la población para que estos robos no sigan ocurriendo”, señaló Mercado.

Delincuencia no perdona la casa de Dios

Un grupo de hombres robaron en horas de la madrugada de este martes 21 de enero los aires acondicionados de la iglesia Sagrada Familia, en el sector Funda Perijá de Machiques.

Fray Nelson Rosales, párroco de la iglesia, dijo que los individuos, de manera vandálica, rompieron la protección de un aire acondicionado, “desmantelaron la unidad, rompieron las tuberías, hicieron desastre”.

El padre de dicha parroquia hizo un llamado a las autoridades de seguridad del municipio a realizar patrullaje por los alrededores de la iglesia. También extendió el mensaje a los vecinos del sector a estar pendientes y vigilantes del templo, ya que ha sido visitado por los amigos de lo ajenos en varias oportunidades.