Los apagones son el dolor de cabeza del 56% de los venezolanos

Referencial

Las fallas eléctricas en el país son constantes en la mayoría del territorio nacional. En la última encuesta realizada por el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP), 56% de los consultados calificó negativamente la calidad del servicio eléctrico que recibe en sus hogares. La investigación se realizó en 12 ciudades localizadas en diversas regiones.

Las ciudades con la mayor cantidad de valoraciones negativas fueron San Cristóbal (71,8%), Mérida (71,7%) y Porlamar (69,7%) fueron las tres primeras urbes con mayor rechazo. Por su parte, Caracas (30,4%), Barcelona (35,2%) y San Fernando de Apure (49,5%) obtuvieron los menores porcentajes de opiniones negativas.

La razón principal para la mala calificación fue la constante fluctuación eléctrica (51,2%), le siguieron los esquemas de racionamiento (17%), el daño a los aparatos eléctricos (11,8%) la intermitencia (9,7%) y la falta de mantenimiento (6,7%).

En Mérida, las variaciones de tensión eléctrica fueron la respuesta más común con 53,7% mientras que el racionamiento obtuvo 20,2%.

En relación con las interrupciones eléctricas, 19,0% indicó que todos los días pierde el servicio, 15,3% incluso aseguró que le ocurre varias veces por día. 7,3% registra cortes entre cuatro y seis veces a la semana. Sin embargo, la mayoría de las personas (33,8%) reportó que una frecuencia de interrupciones de entre uno y tres días a la semana. Por su parte, 9,0% expresó que pierde el servicio una o dos veces al mes y 13,3% dijo que ocurre muy ocasionalmente. Solo 1,1% aseguró que nunca presenta cortes eléctricos.

En la frecuencia de interrupciones de varias veces al día todos los días, San Cristóbal (31,0%) obtuvo el mayor porcentaje; en la frecuencia todos los días, Porlamar (38,9%) ocupó el primer lugar; entre cuatro y seis días a la semana, Barquisimeto (12,0%); entre tres y un día a la semana, Valencia (53,5%); una o dos veces al mes, casi nunca y nunca, Caracas con el 20,5%, 34,5% y el 3,9% respectivamente.

Entre los encuestados, 57,7% expresó que espera entre dos y seis horas para la restauración del servicio, 18,3% entre una y dos horas, 10,1% una hora o menos, 7,8% entre seis y doce horas, y 1,9% entre doce y veinticuatro horas.

Con información de El Nacional y el Observatorio Venezolano de los Servicios Públicos.