Médicos en Mérida exigen prioridad para surtir combustible

Archivo web

Ante la situación del combustible en el estado Mérida, los médicos quedan varados en las estaciones de servicio durante días para equipar sus vehículos.

Esto ha ocasionado ausentismo laboral en varias áreas tanto clínicas como quirúrgicas del Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes.

La directora del Hospital, Indira Briceño, manifestó que esto es preocupante, motivado a que no pueden trasladarse hacia sus puestos de trabajo, lo que repercute de igual forma en la atención adecuada de los pacientes.

“Ya tenemos ausentismo laboral en la mayoría de nuestras áreas en vista de que el personal no ha podido surtir de combustible por las largas colas. Hacemos un llamado al Órgano de Defensa Integral y al legislador Jesús Araque para que nos apoyen en la priorización del abastecimiento del combustible”, señaló Briceño.

El hospital contabiliza 1 mil 200 vehículos pertenecientes a médicos, enfermeros y personal administrativo que hace vida en el este centro de salud. Hasta la fecha, sólo cuentan con una capacidad de 130 cupos semanales para surtir de combustible, por lo que piden que se extienda el número.

Por su parte, el médico urólogo Pedro Fernández, explicó que el gremio es tratado de manera “negligente y grotesca” por parte de los cuerpos de seguridad, cuando deberían ser tomados en cuenta de inmediato debido a que cumplen una función muy importante en medio de la COVID-19.

“Los médicos están obligados a pasar horas y días enteros en cola de gasolina para que luego se les notifique que perdieron el tiempo; les dicen que no hay cupo y que tienen que esperar una semana más de acuerdo a la placa de su vehículo para poder poner combustible”, aseguró.

Flexibilización podría ser un riesgo

Así mismo, Briceño expresó su preocupación ante las medidas de flexibilización “7+7” de la cuarentena, puesto que ha habido un aumento en los casos tanto regionales como nacionales, por lo que instó al pueblo merideño a cumplir cabalmente con el uso del tapabocas, lavado de manos frecuentemente y el distanciamiento físico de metro y medio.