Ninguna autoridad ha atendido a la población penitenciaria ante los riesgos del COVID-19

Foto: OVP

Carlos Nieto Palma, director de la ong Una Ventana a la Libertad, se refirió a la realidad que se vive en los centros penitenciarios del país a propósito de la aparición de casos de Coronavirus.

En entrevista a Radio Fe y Alegría Noticias, el activista alertaba que hasta este miércoles 18 de marzo ninguna autoridad del gobierno venezolano se había abocado a atender a la población penitenciaria vulnerable a contraer la enfermedad.

Ni siquiera, según Nieto Palma, el Ministerio de Servicio Penitenciario que regenta la abogada Iris Varela ha realizado atenciones a los privados de libertad en los recintos de reclusiòn.

Sin embargo, Varela publicó un tuit este martes 17 de marzo afirmando que su equipo se encontraba en todas las cárceles del país atendiendo a la población penitenciaria y a sus familiares.

Pero el abogado es enfático al señalar que ante el alto riesgo que sufren los privados de libertad no se ha hablado ni planificado nada para enfrentar potenciales casos del Coronavirus.

Nieto Palma asegura que la situación de las personas en las cárceles venezolanas “es muy grave”. Reseña que no solo presentan problemas de hacinamiento sino también de falta de agua, de servicios de salud, de alimentación adecuada.

Citó el suceso acontecido la semana pasada cuando murieron varios privados de libertad del penal de Barquisimeto “por una epidemia de tuberculosis”. Dice que esta realidad “no es nueva…lleva bastante tiempo”.

Por eso es pesimista cuando advierte que “de llegar un contagio del Coronavirus a los presos las consecuencias pueden ser catastróficas”.

Confirmó que se han suspendido las visitas de familiares en algunos centros. En otros “sabemos que suspendieron que los familiares le lleven la comida a los privados de libertad y eso nos parece muy grave”.

El defensor de derechos humanos ratificó que desde su organización han hecho varios llamados a las autoridades para atender estos riesgos “pero hasta los momentos no ha habido ningún tipo de pronunciamiento”.

Dice abogar “por todos los presos en general”.

De acuerdo a las estimaciones del Observatorio Venezolano de Prisiones en Venezuela existen unos 40 mil privados de libertad en condiciones de absoluto hacinamiento.

Nuevos datos sobre la situación del retén de Santa Bárbara del Zulia

En horas de la tarde de este miércoles 18 de marzo Una Venta a la Libertad publicó un boletín informativo en el cual ofrece más detalles de la situación que se generó en horas de la madrugada en el centro de arrestos y detenciones preventivas de la parroquia San Carlos, estado Zulia.

Destaca el informe que se fugaron 84 privados de libertad. La acción se habría planificado en la medianoche del día anterior. 76 eran hombres y 8 mujeres del anexo femenino.

Según declaraciones del Mayor General Ovidio Delgado Ramírez en el recinto se encontraban 518 internos. Los evadidos pertenecen al pabellón A, cuya población global era de 167 hombres.

El Comandante de la REDI informaba a los medios regionales que se habían recapturado a 5 internos y se habían “neutralizado” o abatido a 35 ciudadanos en un supuesto enfrentamiento con efectivos de seguridad. El resto continuaba evadido.

Horas antes, el gobernador del Zulia, Omar Prieto, había dicho en su cuenta de twitter que “hasta ahora van 10 neutralizados y 4 recapturados por el caso de la fuga en el centro de arrestos preventivos de San Carlos”.

Explica la ong defensora de derechos humanos de la población penitenciaria que el lugar fue construido para albergar a solo 100 personas. Por otro lado, la infraestructura está en ruinas; existen enfermos con tuberculosis; hay acumulación de basura y el sistema de aguas servidas colapsó además de que las aguas blancas se mezclan con las de las cañerías.

Reseñan que entrevistaron a algunos de los internos y les explicaban que tenían serios temores por la cuarentenena decretada por el gobierno nacional y la posible llegada del COVIID-19.

Algunos de sus familiares denunciaron, dice el boletín, que desde la semana pasada suspendieron las visitas. “Ellos viven, comen y toman agua de lo que les llevan”.

Estos habrían sido parte de los motivos que manejaron los privados de libertad para planificar la fuga.

Publica el informe de UVL que por esta fuga masiva quedaron bajo investigación dos supervisores jefe; un oficial jefe y dos oficiales agregados de la policía regional del Zulia.

Estaban de aguardia al momento de la evasión.