Organizaciones rechazan represión a comunidades indigenas de Guatemala

Foto: FEGR

La Federación Guatemalteca de Escuelas Radiofónicas, FGER, rechazó este domingo 24 de octubre las acciones de la policía civil de atacar con gases lacrimógenos a integrantes de las comunidades de Maya Q`eqchi´ en el municipio de El Estor.

La organización señaló que formaron una resistencia pacifíca para mostrar su inconformidad con las operaciones del proyecto minero denominado Compañía Guatemalteca de Niquel CGN-PRONICO.

Asimismo, condenaron el estado de sitio decretado por el gobierno de Guatemala, pues según ellos, se hizo para justificar el incremento de la presencia policial a una mina que la ley prohíbe que siga operando.

En un comunicado, las comunidades están denunciando la exclusión del proceso de consulta que la corte de Constitucionalidad mediante una sentencia previa, ordenó al gobierno realizar sobre las operaciones de la mina. Proceso que es responsabilidad del ministerio de energía y minas.

Condenaron la falta de voluntad del gobierno para abrir espacios de dialogo con las comunidades que defienden su territorio de los daños irreparables que ocasiona la minería.

Denunciaron que utilizaron cerca de 600 policías con equipo táctico y bombas lacrimógenas, para reprimir a las personas.

Exigencias de las comunidades

En primer lugar, piden al Ministerio público, investigar las acciones ordenadas por el Ministerio de Gobernación las cuales afectaron a personas que habitan en la zona y que no tuvieron que ver en la situación.

Solicitan al Ministerio de Energía y Minas apegarse a la sentencia de la corte de constitucionalidad y de revisar la consulta sobre las operaciones de la mina; sin excluir a las comunidades del pueblo Maya Q`eqchi´.

Exigen a la policía cesar la represión en contra de la población que de forma organizada defienden los recursos naturales de los territorios que ancestralmente le pertenecen.

Respaldaron la labor de los periodistas que han sido atacados también por las fuerzas de seguridad del estado.

En especial el esfuerzo de la comunicadora Ana Chen de la red de comunicadores indígenas Jun Na’ oj, que ha acompañado y dado cobertura a los hechos suscitados el pasado 23 de octubre.

Por último, enviaron un mensaje a la población de no hacer oídos sordos a los actos que afectan a la comunidades y que se pronuncien contra el accionar del gobierno que claramente benefician a las empresas que operan mega proyectos.